Iglesias no pronunciara "una mala palabra" en campaña contra las izquierdas

Agencia EFE
·3 min de lectura

El candidato de Podemos a las elecciones de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha afirmado que no se va a escuchar "una mala palabra" suya contra partidos de izquierda en la campaña porque éste es "el mayor efecto desmovilizador que ha funcionado en esta región para permitir la victoria a la derecha".

Estas han sido algunas de las consideraciones en las que ha incidido Iglesias en un acto de Podemos por una "Vivienda digna", al que han asistido la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el vicepresidente segundo del Gobierno de la Generalitat Valenciana, Ruben García, y el diputado de la formación, Rafa Mayoral, entre otros.

"Esto no va de que los partidos se lancen pullitas los unos a los otros, ese es un mecanismo que la derecha ha utilizado con mucha inteligencia, que los partidos de izquierda se den codazos entre ellos", ha hecho hincapié Iglesias, quien ha insistido este domingo en su petición a los "barrios trabajadores, del sur, del Henares y a los pueblos" de que vayan a votar el 4 de mayo.

Ha instado a esa "mayoría social" que lo haga para que no tengan que sufrir el día posterior de los comicios la "humillación" de que los niveles de participación son muchos más altos en otras zonas con una "minoría muy ruidosa, que no falla ni una convocatoria electoral" y que luego decide políticas como las de vivienda.

Según el exvicepresidente, esas políticas, presentes en siete de los veinte municipios de España donde los alquileres son más caros están en esta región, en la que se produjeron en 2019 casi 5.000 desahucios por impago del alquiler.

Por eso, Iglesias ha defendido el acuerdo que Podemos suscribió con Pedro Sánchez y que decía que había que regular el mercado del alquiler, unas negociaciones que "sigue muy encima" la ministra Belarra "para que se cumpla".

Regularlo permitirá, a su juicio, que bajen sus precios, lo que favorecería el consumo de todos los ciudadanos frente a los "grandes propietarios", que son una "minoría cuyos intereses tienen que ver con que se mantenga una estructura de privilegios absurda en términos de eficiencia económica".

"Esa minoría tiene muchos poderes económicos, periódicos, televisiones que les van a defender", ha argumentado Iglesias.

La ministra Belarra ha asegurado que la ley de vivienda que se está negociando tiene que tener medidas sociales y no "antisociales e ineficaces", como lo son -ha dicho- los incentivos fiscales, que van "en contra del espíritu de acuerdo".

Belarra considera fundamental que la futura ley ponga techo a los precios "abusivos" del alquiler, que los regule y acabe con que el hecho de que la vivienda en España sea "el gran negocio de unos pocos".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido al Gobierno que cumpla con su compromiso y avance en una ley de vivienda, que no perjudicará -ha asegurado- a los pequeños propietarios porque "eso es falso".

"Esto es una línea roja, la ley de vivienda. Se nos puede pedir flexibilizar en muchas cosas, pero no en esta. Hay que proteger este derecho y regular los alquileres y cambiar la fiscalidad", ha enfatizado.

Además, ha agradecido el gesto político de Iglesias de haber dejado la vicepresidencia para "librar una batalla más importante por la democracia para enfrentarse a la extrema derecha" y conseguir un Madrid "cómplice", "no hostil".

Más historias que te pueden interesar: