PSOE y Podemos no cesan en su batalla pero exhiben unidad en censurar al PP

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 17 feb (EFE).- PSOE y Podemos han proseguido este miércoles en el Congreso su batalla interna a cuenta de las leyes de igualdad y las declaraciones del vicepresidente Pablo Iglesias sobre la normalidad democrática en España, pero han exhibido unidad en sus reproches al PP con ataques vinculados a sus resultados del 14F.

El pleno del Congreso ha acogido la primera sesión de control al Gobierno tras esos comicios, y un hilo conductor de varias preguntas de la oposición han sido esas manifestaciones del líder de Unidas Podemos poniendo en duda la calidad democrática del país.

Al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le han preguntado por ellas tanto el líder del PP, Pablo Casado, como la de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Si Arrimadas las ha interpretado como un insulto a la democracia, Casado le ha recordado que dijo que no podría dormir con Podemos en el Gobierno y ha acusado a Iglesias de arremeter contra la monarquía y los jueces, decir que Carles Puigdemont es un exiliado, señalar a periodistas y manifestar "que España es una dictadura en la que te pueden hasta envenenar".

Por ello le ha pedido su cese. Sánchez no ha salido en defensa de Iglesias y ha rechazado incluso que se pueda dudar de que España es una democracia plena.

Pero más allá de esa discrepancia con su vicepresidente, ha enfocado su intervención en instar al PP y Ciudadanos a que rompan sus pactos con Vox porque las elecciones catalanas cree que han evidenciado que "les están comiendo".

Además, recordando el título de una película, ha calificado a Casado del "sirviente" del partido de Santiago Abascal, y le ha aconsejado no pedir ceses en el Gobierno después de sus resultados el domingo en Cataluña.

El propio Iglesias se ha visto interpelado por sus declaraciones por el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y ha aprovechado para ratificarse en sus palabras sobre la ausencia de normalidad democrática.

Pero en esta ocasión ha considerado que el PP es el culpable de ello por el daño que ha hecho al país a causa de sus prácticas corruptas.

"Entiendo que ustedes se cambien de sede, pero lo que los ciudadanos desearían simplemente es que ustedes dejaran de robar", ha añadido antes de, en respuesta a otra pregunta de la diputada de Vox, Macarena Olona, calificar a Casado de "el pagafantas" de Vox tras ver confirmado el 14F su pronóstico de que los populares iban a alimentar a la "bestia" de la ultraderecha.

En contra de lo que era habitual hasta ahora, su intervención no ha sido secundada por los aplausos de los diputados socialistas en una señal de malestar por los continuos roces en el Gobierno de coalición y de los que le responsabilizan.

Pero pese a ello, el vicepresidente ha garantizado ante el pleno que el Ejecutivo seguirá durante mucho tiempo.

También la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha defendido la calidad y solvencia de la democracia española frente a las palabras de Iglesias.

Pero ha evitado la crítica directa, ha señalado que cada uno responderá de la coherencia de sus discursos ante su electorado y se ha sumado a la crítica contra el PP aludiendo a su cambio de sede: "Aunque la mona se vista de seda...".

Calvo está en el centro del enfrentamiento entre los socios de Gobierno en torno a las leyes de igualdad, y desde Unidas Podemos se ha augurado este miércoles que será ella la que perderá la pugna con el ministerio que encabeza Irene Montero sobre la ley trans y que los morados califican de "batalla transfobia".

Han acusado además a los socialistas de traspasar nuevas líneas rojas, han interpretado que Calvo no ha asumido que perdió la cartera de Igualdad y se han mostrado convencidos de que habrá entendimiento.

Por eso, no consideran que la veda abierta por Unidas Podemos al romper en la ley Zerolo la unidad de voto del Gobierno desemboque en ruptura, y esperan, por contra, que sirva para volver a encarrilar el acuerdo de la coalición y ante el que perciben desidia por parte de su socio.

También prevén dar la batalla en vivienda si el PSOE no cumple lo pactado al respecto.

En la parte socialista del Ejecutivo admiten que la igualdad es el asunto que más tensa a la coalición ya que en otros temas creen que los de Iglesias buscan únicamente ganar visibilidad por ser el socio minoritario.

Fuentes socialistas vaticinan que el consenso será menos complicado en vivienda y, en materia de igualdad, niegan que estén entorpeciendo la tramitación de la ley trans, apuntan que el ministerio de Irene Montero no tiene motivos formales para quejarse y defienden su ley Zerolo porque protege a todos los colectivos.

(c) Agencia EFE