Iberdrola México se vuelca con Oaxaca y "construye para educar"

Tehuantepec (México), 5 sep (EFE).- Sorprendidos y alegres, Raúl, Jimena, Miguel y otros 37 niños entre 2 y 5 años de una comunidad de unos 1.000 habitantes en el estado de Oaxaca, que sufrió severos daños en el sismo de 2017, entran a su nueva escuela, reconstruida dentro del proyecto de Iberdrola México "Construir para educar".

"Esta es una experiencia inolvidable, son pocas las personas que tienen esta oportunidad. Y estoy agradecida, con todos los alumnos y padres, de poder disfrutar todo lo que nos donaron y apoyaron. Estoy feliz y contenta por tener al fin una escuela segura", relata a Efe Gloricel Jiménez, directora del centro.

El centro de educación inicial indígena inaugurado el pasado viernes en Santa Cruz Bamba y Garrapatero, en Santo Domingo Tehuantepec, una ciudad perteneciente a la región del Istmo de Tehuantepec del sureño estado de Oaxaca, es uno de los 50 centros que Iberdola se comprometió en diciembre de 2019 a reconstruir después de los daños de los terremotos de septiembre de 2017.

Según cuenta la maestra y directora, la valla anterior no cubría más del 40 % del perímetro de la escuela, por lo que los niños no estaban seguros.

Ahora, lo primero que se ve al llegar al recinto, ubicado en el lado opuesto a la entrada del poblado, es un sólido portalón y un cercado.

LA IMAGEN DE LA RESILIENCIA

Al abrir las puertas, aparece un enorme mural -obra de Iván Intakto- protagonizado por una niña de piel morena que refleja en su mirada la resiliencia del pueblo oaxaqueño, que resiste a pesar de lo complejos que fueron los últimos años con los terremotos y la pandemia de coronavirus.

"El arte debería ser una especialidad que se enseñe en toda la formación académica, desde la iniciación hasta la universidad, porque el arte realmente sensibiliza el alma y el corazón", relató el pintor oaxaqueño.

Y detrás del muro colorido que recoge en los trazos la historia de una sociedad que se cayó en pedazos pero que los recogió y los unió, se encuentra el lugar donde los 40 niños este curso académico y muchos más en los siguientes podrán iniciar su vida con buen pie: con un lugar seguro donde estudiar.

Una filosofía que, según relata el presidente de Iberdola México, Enrique Alba, a Efe, cuadra a la perfección con los ideales de la empresa, que es consciente de que tiene que aportar un dividendo social.

"Es un motivo de alegría y satisfacción muy grande cuando realmente uno entiende que las empresas estamos obligadas, a parte del dividendo económico, a dar un dividendo social que revierta en beneficio de las comunidades donde operamos y en especial en los mas vulnerables", considera.

OCHO ESCUELAS A FINAL DE 2021

Después de ser anunciado en 2019, el proyecto "Construir para educar" se inició materialmente en 2020, cuando empezó la reconstrucción en la escuela de Santa Cruz Bamba y Garrapatero y otras dos en la región del Istmo, las tres ya concluidas en la actualidad.

Antes de que termine 2021 habrá ocho escuelas reconstruidas para seguir caminando hacia las 50 prometidas, que implicarán una inversión de 125 millones de pesos (unos 6,3 millones de dólares).

En el evento de inauguración, en el que estuvo presente el gobernador del estado de Oaxaca, Alejandro Murat, Iberdrola México anunció también que después de recorrer las instalaciones se dieron cuenta de la necesidad de instalar paneles solares.

"Hemos identificado que hay una posibilidad de, mediante paneles solares y baterías, poder realizar un suministro eléctrico sustentable y más económico", sostiene el empresario.

"Dará un mensaje a los niños de que las energías renovables y el medioambiente son importantes pero a la vez el su recibo eléctrico va a bajar y van a tener as recursos para destinar a los niños", continúa Alba.

UNA APUESTA POR OAXACA

Iberdrola llegó a Oaxaca en 2008 con sus primeros parques eólicos en el Istmo de Tehuantepec y, desde entonces, según coincidieron Alba y Murat, el trabajo entre la compañía y el gobierno ha sido prolífico y beneficioso para la población.

Uno de los puntos de encuentro ha sido, además del programa "Construir para educar", el proyecto Impulso STEM, a través del cual Iberdrola concede becas a jóvenes que estudian ingenierías, siendo la misma cantidad de apoyos para mujeres que para hombres.

"Iberdrola en cuatro años ha invertido más de 200 millones de pesos (unos 10 millones de dólares) para escuelas, hogares que hoy tienen luz y becas para jóvenes", celebró Murat durante la inauguración del escuela de Santa Cruz Bamba y Garrapatero.

Murat se mostró muy agradecido con Iderdrola por su apuesta por Oaxaca, a la vez que agradeció a Alba también la donación de mobiliario escolar y de 66.000 unidades de material sanitario para esta y otras escuelas de la región.

"Para mí lo más importante es la educación, con eso cualquier sueño se puede hacer realidad, no hay imposibles", terminó el político.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente