Iberdrola, Ikea y Uber piden a la CE limitar los coches de combustión antes de 2035

Agencia EFE
·3 min de lectura

Bruselas, 26 abr (EFE).- Un grupo de 27 grandes empresas, entre las que están Iberdrola, Coca-Cola, Ikea, Volvo o Uber, piden a la Comisión Europea (CE) que limite las ventas de coches con motores de gasolina y diésel en 2035 "como muy tarde" para enviar "una clara señal" que contribuya a descarbonizar la flota de automóviles.

"Una fecha fija enviará una clara señal de inversión a los fabricantes de automóviles, las cadenas de suministro y los proveedores de infraestructuras y permitirá a todas las empresas descarbonizar sus flotas de vehículos", señala el manifiesto difundido este lunes en Bruselas por la ONG Transport & Environnement.

El respaldo de esas compañías de distintos sectores a la "eliminación gradual" de los motores de gasolina de la Unión Europea (UE) se conoce "en vista de la revisión de las normas de CO2 para coches y furgonetas en la UE que tendrá lugar en junio".

Esa revisión normativa es parte de los diferentes frentes en los que la Comisión quiere desarrollar el compromiso de la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % en 2030 con vistas a alcanzar la neutralidad climática en 2050.

El manifiesto subraya que los coches y las furgonetas son responsables del 15 % de todas las emisiones de CO2 de Europa y son la mayor fuente (26 %) de emisiones tóxicas de óxido de nitrógeno, que causan enfermedades crónicas y la muerte prematura de 54.000 europeos cada año, a lo que se suman los más de 200.000 millones de euros que la Unión gasta al año en importaciones de petróleo.

Las compañías, entre las que se encuentran también Allego, Schneider Electric o Sky, invitan a otras empresas a sumarse a la petición y consideran también que establecer un objetivo para los fabricantes de vehículos de 0 gramos de CO2/km para 2035 "consagraría la eliminación progresiva de los coches de gasolina y diésel, incluyendo los híbridos, a nivel legislativo".

El responsable de Sostenibilidad Global en el fabricante automovilístico Volvo Cars, Anders Kärrberg, declaró en un comunicado que esa firma planea transformarse en una "empresa de vehículos totalmente eléctricos para 2030" pero subraya que para ello "también es necesario contar con un control y un apoyo gubernamental claros para acelerar esta transición".

"También es necesario tomar medidas adicionales para aumentar la demanda de vehículos eléctricos por parte de los consumidores de la UE, incluido el rápido desarrollo de una infraestructura de recarga completa", agregó.

La directora general para Europa, Oriente Medio y África de la plataforma de transporte con chófer Uber, Anabel Díaz, señaló que "establecer objetivos ambiciosos para la UE resulta fundamental para acelerar la adopción del vehículo eléctrico".

Los firmantes recomiendan también que se adapten otras medidas complementarias, como la Directiva sobre Infraestructuras para los combustibles alternativos de la UE, para "acelerar el despliegue de puntos de recarga de vehículos eléctricos en todo el territorio" comunitario, así como que las empresas de motor inviertan en la formación de los trabajadores.

(c) Agencia EFE