Le dijeron que no iba a andar nunca pero demuestra lo contrario con fuerza de voluntad

Un joven de 26 años llamado Chase Friedman se ha convertido en todo un ejemplo de superación al recuperar la movilidad de su cuerpo tras haber quedado tetrapléjico en un grave accidente. El joven no se dio por vencido después de que los médicos le dijeran que pasaría el resto de su vida en una silla de ruedas y meses después ha obrado el milagro gracias a una gran fuerza de voluntad.

Fue a la mañana siguiente de la nochevieja de 2021 cuando el chico resbaló en el baño de su casa mientras se cepillaba los dientes y se golpeó la cabeza con el lavabo. A consecuencia del impacto, sufrió una lesión en las vértebras cervicales C4 a C7 y perdió toda la sensibilidad por debajo de los hombros.

Un día después se sometió a una cirugía de fusión espinal que duró ocho horas. Esta consistió en la colocación de hasta 10 tornillos que sirvieron para estabilizarle la espalda. Tras la intervención, Chase pasó dos días de auténtico pánico, pero rápidamente se centró en mejorar y dos semanas después fue trasladado a un centro especializado en lesiones espinales.

Aun así, nunca perdió la esperanza y, tras cuatro meses sometiéndose a un tratamiento de fisioterapia intensiva, vio que su cuerpo podría volver a ser el de antes. Ahora, 21 meses después del accidente ya puede caminar normalmente e incluso espera correr una carrera popular de 5 kilómetros.

“Me puse tres objetivos: quería volver a mostrarle a alguien mi dedo medio, quería subir los escalones de Rocky del Museo de Arte de Filadelfia y quería patear a mi compañero en sus partes íntimas”, explicó el propio Friedman en tono jocoso y lo ha conseguido. Para lograr su objetivo, intentaba levantar las piernas todos los días. Ocho semanas después de la operación, en febrero de 2021, dio un par de pasos y en marzo subió los populares escalones de Rocky. El joven también cumplió los otros dos objetivos que tenía marcados.

Ya en noviembre de 2021, pudo volver a su oficina, pero renunció a su puesto de trabajo porque se dio cuenta de que estar ocho horas sentado limitaba mucho su recuperación. Acto seguido, comenzó a andar hasta cubrir recorridos de unos 12 kilómetros y ahora tiene en mente correr una carrera popular de 5 kilómetros. Chase Friedman ha mostrado una actitud extremadamente positiva durante toda su recuperación y no se ha venido abajo en ningún momento. Esto ha hecho que miles de personas se hayan interesado y seguido su historia en las redes sociales, incluso famosos de la talla de Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger.