Ian se convierte en huracán mientras se acerca a Cuba y Florida

© Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA)/Reuters

El fenómeno climático ya es un huracán y se acerca al extremo occidental de Cuba, donde el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advierte fuertes vientos y lluvias. Posteriormente, se fortalecería aún más en el Golfo de México, en categoría 3 o 4, antes de llegar a la costa oeste de Florida, entre el martes 27 de septiembre y el jueves 29. Los habitantes se apresuran a almacenar suministros de emergencia.

Ian amenaza a Cuba y Florida. Según la última actualización del Centro Nacional de Huracanes, el fenómeno se fortaleció en huracán de categoría 1 este lunes 26 de septiembre a medida que se acerca al extremo occidental de la isla.

Los expertos pronostican que Ian azotará al territorio cubano en las próximas horas con fuertes vientos y lluvias y una marejada ciclónica potencialmente mortal, tras dejar atrás su clasificación como tormenta tropical.

La tempestad de rápido crecimiento se encuentra a unos 160 km al oeste de la isla de Gran Caimán, la más grande de ese territorio británico de ultramar, en momentos en que avanza hacia el noroeste con dirección a Cuba, mientras registra vientos máximos sostenidos de 130 km por hora.

"Es posible que se produzcan daños devastadores por el viento cuando el núcleo de Ian se mueva por el oeste de Cuba", indicó la división del servicio meteorológico de EE. UU.

Desde el fin de semana, las autoridades cubanas iniciaron las evacuaciones de turistas y algunos trabajadores de la Isla de la Juventud y Cayo Largo, frente a la costa suroeste, en la provincia Pinar del Río, donde se esperaba que el huracán toque tierra.

Ante el panorama climático, el Gobierno local elevó la alerta de huracán para las provincias occidentales, anunció planes para la distribución de alimentos y la evacuación de personas de las zonas bajas.

Asimismo, suspendió las clases en la provincia de Pinar del Río y cerró su sistema de trenes.

Las previsiones indican que el fenómeno golpearía directamente a esa región, dedicada principalmente a la agricultura y la pesca.

No obstante, la trayectoria exacta del fenómeno es incierta y la preocupación se apodera de muchos. En una panadería de la capital, en la mañana de este lunes la fila para comprar pan se incrementó hasta casi el doble de su longitud normal, ocupando varias cuadras, a medida que aumentaba la demanda de productos básicos antes de la tormenta.

“Estoy comprando pan ahora porque más tarde en la tarde no podré salir de mi casa”, dijo Guillermo Gómez, de 79 años, mientras esperaba para entrar a la panadería. "El agua me llegará a las rodillas".

En otras partes del Caribe, los aeropuertos de las Islas Caimán, territorio británico de ultramar, detuvieron sus operaciones desde el domingo y el servicio meteorológico pronosticó olas de hasta 4,3 metros.

Ian llegaría a Florida convertido en huracán de categoría 4

Más al norte, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el estado de emergencia en los 67 condados, algunos de los cuales ya habían anunciado órdenes de evacuación. También activó a unos 2.500 miembros de la Guardia Nacional.

Se pronostica que después de golpear a Cuba, sobre las cálidas aguas del Golfo de México se fortalezca aún más hasta convertirse en huracán de categoría 3 o 4, en una escala de 5, con vientos máximos de 225 kilómetros por hora, antes de azotar Florida a lo largo de un tramo que incluye el área de la Bahía de Tampa.

Pero podría debilitarse de nuevo a Categoría 1, con vientos de145 km por hora, mientras está estacionado frente a Tampa en la costa del Golfo de Florida, pronostica el CNH.

A partir de ahí, Ian podría tocar tierra al norte de la Bahía de Tampa temprano el viernes o girar al noroeste hacia el Panhandle de Florida.

"La marejada ciclónica potencialmente mortal asociada con el huracán Ian es posible a lo largo de la costa oeste de Florida a partir del martes por la noche", indicó el centro en su más reciente actualización.

El centro de huracanes de EE. UU. explicó que el mayor riesgo de marejadas ciclónicas potencialmente mortales ocurriría a lo largo de la costa occidental de ese estado, desde Fort Myers hasta la región de Tampa Bay.

“Por favor, traten esta tormenta con seriedad. Es el trato real. Esto no es un simulacro”, remarcó el director de Manejo de Emergencias del condado de Hillsborough, Timothy Dudley, en una conferencia de prensa este 26 de septiembre.

Las autoridades instaron a los residentes a prepararse para los potenciales vientos catastróficos que podrían dañar o destruir hogares y negocios, así como causar cortes de energía. Las inundaciones por lluvias torrenciales podrían sumergir calles y casas, advierten los meteorólogos.

Miles de floridanos han instalado sacos de arena y almacenado suministros de emergencia ante la previsible llegada del huracán a esa zona del país, el miércoles 28 de septiembre, según las estimaciones del centro.

"La gente en Florida debería comenzar a prepararse para esta tormenta ahora. Cuanto antes, mejor (…) Especialmente en los Cayos y la costa oeste. En los Cayos, solo hay una forma de entrar o salir, si hay una evacuación", subrayó Bob Oravec, meteorólogo del Centro de Predicción del Tiempo del Servicio Meteorológico Nacional en College Park, Maryland.

Entre 15 y 30 cm de lluvia se espera que inunden las costas del Golfo y del Atlántico de Florida el jueves, agregó el experto.

Ian sigue al huracán Fiona, una poderosa tormenta de categoría 4 que abrió un camino de destrucción la semana pasada a través de Puerto Rico, dejando a la mayor parte del territorio estadounidense sin electricidad ni agua potable.

Después, Fiona atravesó las Islas Turcas y Caicos, bordeó las Bermudas y se estrelló contra el Atlántico canadiense, donde la infraestructura crítica podría tardar meses en repararse.

Con Reuters y AP