Hutíes yemeníes dicen que han derribado un avión de combate de la coalición

EFE/EPA/YAHYA ARHAB/Archivo

Saná/Riad, 15 feb (EFE).- Los rebeldes hutíes del Yemen afirmaron este sábado que han derribado con un misil un avión de combate perteneciente a la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, mientras que la alianza confirmó la caída del aparato sin precisar las causas.

"Fue derribado con un sofisticado misil tierra-aire construido con tecnología moderna", indicó en un comunicado el portavoz militar hutí, Yahya Sarea, quien precisó que la aeronave de fabricación británica Tornado fue interceptada en la provincia noroccidental de Jawf.

En el momento del derribo el aparato estaba llevando a cabo operaciones "hostiles" en la zona, precisó el portavoz, que no proporcionó detalles sobre el paradero del piloto.

La coalición árabe que interviene en el Yemen en favor del Gobierno reconocido internacionalmente y contra los rebeldes confirmó la caída de uno de sus aviones de combate Tornado en Jawf la pasada medianoche.

El portavoz de las fuerzas de la alianza, Turki al Malki, precisó en un comunicado que la aeronave pertenece a las Fuerzas Armadas saudíes y cayó cuando estaba realizando operaciones de apoyo al Ejército yemení.

Jawf es un campo de batalla entre los hutíes, que desde 2014 controlan la capital Saná y amplias zonas del norte y oeste del país, y las fuerzas leales al presidente yemení reconocido internacionalmente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

La coalición árabe apoya a estas tropas con bombardeos.

Esta no es la primera vez que los rebeldes chiíes aseguran haber disparado y abatido un avión de la alianza de países árabes suníes que actúa contra ellos en el Yemen desde marzo de 2015.

A finales del pasado noviembre, los rebeldes hutíes reivindicaron el derribo de un helicóptero saudí Apache en un área fronteriza con Arabia Saudí, lo que causó la muerte de sus dos pilotos.

A mediados de 2018, los rebeldes hutíes aseguraron haber abatido un avión de guerra perteneciente a la coalición liderada por Arabia Saudí en la provincia de Saada, en el norte del país y fronteriza con el reino, mientras que la alianza militar señaló que el aparato sufrió un fallo técnico.