Hutíes utilizan drones "Made in Yemen" para atacar a Arabia Saudita

·3 min de lectura

Los rebeldes hutíes prefieren ahora los drones para atacar a Arabia Saudita, que los combate en Yemen apoyando a las fuerzas del gobierno. Ante la multiplicación de los ataques, los expertos cuestionan la capacidad de fabricación de esos aparatos por parte de los insurgentes, respaldados por Irán.

Si bien antes utilizaban misiles balísticos, los hutíes adoptaron en gran medida los drones armados, llegando a regiones del sur e incluso a instalaciones petrolíferas de Arabia Saudita, primer exportador de crudo del mundo.

¿De qué drones disponen los rebeldes? ¿Cuál es su estrategia?

- ¿Nacional o iraní? -

Arabia Saudita y Estados Unidos acusan a Irán, rival regional declarado, de suministrar armas a los hutíes. Teherán no oculta su apoyo político a los rebeldes, pero niega todo apoyo militar.

Los rebeldes afirman que fabrican sus drones localmente. Estos artefactos blancos y grises llevan la inscripción "Hecho en Yemen", pero los expertos creen que contienen componentes iraníes según un informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), con sede en Washington.

Un informe de la ONU en 2019 afirma que los hutíes "han conservado el acceso desde el extranjero a componentes críticos, como motores y sistemas de guía".

En septiembre del mismo año, los hutíes reivindicaron ataques contra las instalaciones petrolíferas del gigante saudí Aramco, que redujeron temporalmente a la mitad la producción del país.

Los saudíes y los estadounidenses acusaron a Irán de estar detrás del ataque. Teherán lo negó.

- Ataques y vigilancia -

El dron hutí más avanzado es el Samad-3, que puede estar equipado con 18 kg de explosivos. Su alcance es de 1.500 kilómetros y su velocidad máxima de 250 km/hora, según los rebeldes.

A continuación vienen los Qasef-1 y Qasef-2, con un alcance de 150 km y una carga de 30 kg de explosivos. El 11 de marzo, los rebeldes revelaron siete nuevos tipos de drones, sin especificar su alcance ni su potencia. También presentaron una nueva versión de su dron más sofisticado, el Samad-4.

Los hutíes disponen de drones de reconocimiento de corto alcance como el Rased (35 km), el Hudhhud (30 km) y el Raqib (15 km). Estos dispositivos utilizan un GPS y "vuelan de forma autónoma a lo largo de puntos de referencia preprogramados hacia sus objetivos", precisaron expertos del CSIS en un informe publicado en 2020.

Del lado saudita, el sistema de defensa antimisiles estadounidense Patriot registra un balance desigual en materia de interceptación de proyectiles procedentes de Yemen, y parece difícil repeler los drones que vuelan a baja altura, según los expertos.

Arabia Saudita, uno de los mayores compradores de armas del mundo, tiene 80 radares de defensa aérea autónomos, muchos de los cuales tienen décadas de antigüedad.

- Amenaza permanente -

Acusados por Arabia Saudita de "terrorismo", los hutíes afirman que los ataques con drones son una respuesta a los ataques aéreos de la coalición dirigida por Riad en Yemen, en particular contra Marib.

A principios de febrero, los rebeldes lanzaron una nueva ofensiva para apoderarse de esta región petrolera estratégica, último bastión del gobierno en el norte.

Según Arabia Saudita, desde principios de año se han producido al menos 45 ataques con drones contra su territorio, tres de los cuales afectaron instalaciones petrolíferas y aeropuertos en el sur, el este e incluso Riad, que se encuentra a unos 1.000 km de la frontera con Yemen.

Los rebeldes también amenazaron con atacar las ricas ciudades de Abu Dabi y Dubai en Emiratos Árabes Unidos, que albergan la primera central nuclear del mundo árabe.

Como miembro de la coalición dirigida por los saudíes, Emiratos Árabes Unidos han reducido considerablemente su participación en Yemen en los últimos meses.

mah/sls/aem/mdz/mab/mis