Huracán Irma ¿Por qué retrocedió el nivel del mar en Bahamas y Florida?

Manatí varado tras descender súbitamente el nivel del mar en la Bahía de Florida”

Nueve de septiembre, mientras en algún lugar del Golfo de México el huracán Irma desata todo su potencial destructivo, una usuaria de twitter llamada Kaydi_K y afincada en Bahamas sube un vídeo grabado en un embarcadero de Long Island. ¿Dónde está el agua? En el vídeo un chaval salta del pantalán de madera al suelo, recoge una caracola de lo que hasta hace nada era el lecho marino y mira hacia el horizonte. El agua no está, ha retrocedido varias decenas de metros, un fenómeno que nada tiene que ver con la marea ni con un tsunami. ¿Fue esto lo que sucedió cuando Moisés separó las aguas del Mar Rojo? No, claro que no. La ciencia tiene una explicación para este retoceso temporal de la línea costera.

Los anglosajones llaman “storm surge” a un fenómeno conocido en castellano como marejada ciclónica. Básicamente se trata de un gran subida en el nivel medio del mar relacionada con un ciclón tropical. Los vientos y las bajas presiones actuando sobre aguas poco profundas pueden hacer que el nivel del mar aumente de forma temporal de forma alarmante. Lo saben bien en Australia, donde en 1899 el ciclón Mahina elevó el nivel del agua de la Bahía de Bathurst en 13 metros. O más cercano en el recuerdo, el huracán Katrina provocó un alza catastrófica de 9 metros en el nivel del mar de Bay St. Louis, Misisipi.

¿Pero estamos hablando de justo lo contrario verdad? Lo que el youtuber de Bahamas le mostró al mundo de forma viral fue un retroceso en el nivel del agua, no una inundación. Bien, aunque parezca un contrasentido hablamos de la otra cara del fenómeno. En una marejada ciclónica, lo que vemos es aun huracán ejercer tanto poder sobre el agua que literalmente la “succiona” de un lugar determinado en una cantidad apenas imaginable (hablamos de decenas de miles de millones de litros) para dejarla caer en otro punto alejado cientos de kilómetros.

Pronto el fenómeno comenzó a observarse en otros puntos, como en la Bahía de Hillsborough, Tampa, Florida. Allí, los asombrados habitantes caminaban sobre el suelo emergido, paseaban a sus perros y se hacían selfies con el Skyline de la ciudad a sus espaldas, justo desde donde en condiciones normales deberían estar nadando, o dando un paseo en piragua. El fenómeno no solo sorprendía a los humanos, dos manaties debieron ser rescatados de una Bahía de Florida desecada.

La situación no durará mucho, y una vez pierda fuerza el huracán Irma las aguas volverán a ocupar su antiguo espacio. De hecho, las autoridades adviertieron ayer domingo que las zonas desecadas debían de evacuarse urgentemente. Inicialmente parece un contrasentido que se envíen alertas de inundación de zonas costeras que se supone ya debían estar inundadas por el mar, pero así es la naturaleza.

En el medio The Atlantic, la científica atmosférica Angela Fritz comentaba acerca de los numerosos vídeos y fotos de lugares de los que el agua del mar parecía haber huído lo siguiente: “como meterológoga puedo decir que hay cosas que se aprenden en los libros de texto y que crees que nuca verás en persona. Sabemos que suceden teóricamente pero las oportunidades de ver uno de estos extraordinarios fenómenos climáticos son casi nulas”.

Sin embargo ahora vivimos en la era de las redes sociales, y lo que antes solo podían contempar los habitantes locales, hoy puede verlo medio planeta. Angela Fritz comenta también el mecanismo que provoca esa retirada de las aguas como efecto colateral de una marejada ciclónica. “La asombrosamente baja presión asociada al huracán Irma está alimentando de agua al centro de la tormenta y desecando los lechos marinos de los alrededores. Se puede pensar en un huracán como en un enorme motor que extrae energía y agua del mar y del aire y las expele en forma de lluvia y viento. Estas imágenes que vemos son un ejemplo inconfundible de lo potente que puede ser esta extracción”.

Lo dicho, si en el futuro te encuentras, en plena tormenta tropical con una de estas áreas marinas súbitamente liberadas de agua, no creas que los extraterrestres han succionado el océano en una nave gigante. Lo más lógico es toda esa agua esté en otra parte alimentando a un huracán. Aprovecha para recuperar las llaves o el anillo que un día perdiste bajo el agua, pero hazlo rápido y no olvides mirar al horizonte de tanto en tanto. En breve todo ese volumen acuoso regresará, así que abandona el área antes de que lo tengas que hacer nadando.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines