Hungría, el caballo de Troya de Rusia en la OTAN y en la UE

Tanto la OTAN como la Unión Europea han intentado hacer piña ante la tensión que se vive en la frontera entre Rusia y Ucrania. Mientras que Moscú ha ido acumulando recursos militares a pocos kilómetros del territorio ucraniano, Estados Unidos y sus aliados han intentado dar una muestra de unidad de cara a un eventual ataque ruso.

Una postura común de respuesta a una hipotética agresión por parte de Putin que está teniendo una única excepción: Hungría. El país centroeuropeo, liderado por Orban desde el año 2010, mantiene una relación estrecha con Moscú y está actuando en esta crisis de una forma que despierta recelo en Kiev. Cabe recordar que ambos países comparten frontera por el oeste.

Encuentro de Putin con Orban en Moscú. (Photo by Mikhail Klimentyev\TASS via Getty Images)
Encuentro de Putin con Orban en Moscú. (Photo by Mikhail Klimentyev\TASS via Getty Images)

Los húngaros entraron en la OTAN en 1999 y se incorporaron a la Unión Europea en 2004. Sin embargo, la deriva autoritaria de Orban en el país ha generado numerosas tensiones, especialmente con los países de la UE. El endurecimiento de las medidas sancionadoras desde Bruselas por leyes como la que criminaliza a los homosexuales ha provocado que se ponga encima de la mesa la posibilidad de que Hungría deje la comunidad. Y la retórica del primer ministro contra las instituciones comunitarias no deja de aumentar.

Tanto es así que ya en muchas ocasiones actúa como un verso libre. Un ejemplo claro fue cuando el país decidió comprar la vacuna rusa Sputnik V, saliéndose del consenso europeo. Otro está siendo ahora, reforzando sus lazos con Rusia cuando precisamente OTAN y UE abogan por presionar a Moscú para que no ataque.

El pasado 1 de febrero Orban viajó a Rusia para reunirse con Putin y reforzar la amistad entre los dos países. Un desplazamiento polémico, ya que la oposición húngara le acusó de traicionar los intereses nacionales, mientras que el resto de aliados también se mostraron críticos.

El primer ministro se trasladó a Moscú con el objetivo de aumentar las importaciones de gas en un momento en el que los demás países de la UE están apostando por intentar reducir la dependencia energética que tienen de Rusia. Además, la imagen de los dos líderes juntos refuerza mucho la posición de Moscú y pone de relieve las diferencias entre los aliados.

Y es que mientras que la OTAN y la UE tratan de mostrar unidad y fortaleza, el hecho de que uno de los miembros se muestre tan cercano con Rusia hace que la estrategia de aislamiento a Moscú no dé resultado.

¿Y qué pasa entre Hungría y Ucrania? Pues básicamente que los húngaros se están mostrando ajenos a todos los esfuerzos occidentales de apoyo a Ucrania.

Protestas a favor de Ucrania en Estados Unidos. (Photo by Samuel Corum/Getty Images)
Protestas a favor de Ucrania en Estados Unidos. (Photo by Samuel Corum/Getty Images)

La estrategia de la OTAN en la región ha sido reforzar las capacidades de defensa de Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia y Hungría, es decir aquellos que cuentan con frontera con Ucrania o con el mar Negro, pero por el momento los húngaros se han negado tajantemente a participar en estas operaciones.

"No hay necesidad de que 1.000 soldados de la OTAN vengan a Hungría y estén estacionados aquí de forma permanente", manifestó el ministro de Defensa, Tigor Benko.

Unas declaraciones similares a las del ministro de Exteriores, Peter Szijjarto, apenas unos días antes: "Pedimos [a Rusia y Occidente] que se hablen directamente, y les decimos muy claramente que no queremos participar en su conflicto en esta región".

Esta es actualmente la situación e incluso Hungría ha usado su capacidad de veto para impedir que Ucrania se una a una unidad de ciberdefensa de la OTAN. Habrá que ver cómo evoluciona la situación, pero parece que de momento el país está actuando como caballo de Troya en la OTAN y la UE.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En este sentido, serán decisivas las elecciones que se van a celebrar en abril y en la que la oposición acudirá unida para acabar con el régimen de Orban. El futuro de Hungría en la UE e incluso en la OTAN puede depender de estos comicios.

EN VÍDEO I Un manifestante la emprende a golpes sin ninguna protección contra la policía antidisturbios durante las protestas históricas en Rusia

Más historias que te pueden interesar: