Hungría está a un paso de liderar la inflación de la Unión Europea

Debido a la caída del florín húngaro y al gasto masivo del Gobierno, Hungría podría tener pronto la tasa de inflación más alta de la UE. La inflación de octubre es del 21,1%, justo por debajo de la de los países bálticos.

"Todas las medidas de congelación de precios, es decir, los recortes en los precios de la energía, la congelación de los precios de los combustibles, la congelación de los precios de los alimentos, podrían añadir hasta 4 puntos porcentuales a la inflación. Esto significa que si no fuera por estas medidas, la tasa de inflación húngara sería de aproximadamente el 25 por ciento, y sería la tasa de inflación más alta de Europa", destaca Károly Beke analista de Portfolio.hu

Los consumidores también están reaccionando a la subida de precios, la mayor desde hace 25 años. El consumo de alimentos ya ha bajado un cuatro por ciento respecto a hace un año y dos tercios de las personas están preocupadas por su futura situación financiera, según las encuestas de NielsenIQ.

"Las técnicas más típicas para ahorrar dinero son comprar menos, adquirir productos más baratos y hasta el 75% de las personas están dispuestas a cambiar de tienda para comprar algo más barato. Nueve de cada diez personas van ahora a comprar con una lista de la compra y se ciñen a ella. Hace un año, la mitad de los compradores estaban dispuestos a comprar por impulso, comprando espontáneamente lo que veían en la tienda. Ahora esta proporción se ha reducido a un tercio", apunta Erik Vágyi, director general de NielsenIQ Hungría

Mientras tanto, como la inflación es mucho menor en Europa Occidental, la diferencia entre los precios de las tiendas occidentales y las nacionales está desapareciendo.