Hungría va a cerrar los campos de migrantes en zona de tránsito

Hungría anunció el jueves que iba a cerrar sus campos de migrantes en las zonas de tránsito, donde hay centenares de solicitantes de asilo, tras una decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

"La zona de tránsito era una solución que protegía las fronteras de Hungría y la desafortunada decisión del tribunal de la UE obliga a Hungría a eliminar estas zonas", explicó en una rueda de prensa el ministro de la oficina del primer ministro, Gergely Gulyas.

En total, 280 personas serán trasladadas a centros de acogida.

La semana pasada, la justicia europea calificó de "retención" el caso de los solicitantes de asilo en el campo húngaro de Röszke, en la frontera con Serbia.

Los magistrados europeos respondieron así a las dudas planteadas por la justicia húngara sobre el caso de cuatro migrantes oriundos de Irán y de Afganistán, cuyas demandas de asilo fueron rechazadas por las autoridades de Hungría.

Atrapados en la frontera con Serbia, país de tránsito por el que accedieron a Hungría y que rechazó readmitirlos, los cuatro hombres estimaron que su situación contravenía una directiva de la Unión Europea (UE) de 2013 sobre la acogida de refugiados.

Desde la crisis migratoria de 2015, Hungría se encuentra en el punto de mira de las instituciones europeas por su rechazo a acoger refugiados, plasmado en la construcción de una valla en parte electrificada en su frontera con Serbia y Croacia.

Los migrantes que desean entrar en Hungría solo pueden hacerlo por dos zonas de tránsito en Tompa y Röszke, donde se erigieron campos para migrantes con contenedores, rodeados de alambres de púas y donde se examinan las solicitudes de asilo.