La humanidad de Joaquín Prat se ha escrito ya con letras de oro en nuestra televisión

·4 min de lectura

Este miércoles, el programa de Mediaset Planeta Calleja terminaba su actual temporada con el periodista Joaquín Prat como estrella invitada. Un capítulo que fue grabado el pasado mes de marzo, y en el que Jesús Calleja y el presentador de Cuatro al día se trasladaron hasta las Islas Azores para bañarse con defiles mulares o hacer una ruta en bicicleta por lagos volcánicos. Durante los 76 minutos que duró la aventura (más anuncios, obviamente), Joaquín brilló con una luz muy especial, que le permitió mostrar su lado más humano y escribirlo con letras de oro en la historia de nuestra televisión.

A menudo, los presentadores o actores de televisión transmiten una fortaleza y una seguridad que luego no lo es tanto. Al verles siempre en su lugar, con una sonrisa en la boca, llegamos a creer que no tienen los mismos problemas que cualquier hijo de vecino, que por estar en una situación privilegiada, para ellos es todo pan comido. En la vida profesional, en la familiar, con las amistades. Nos equivocamos mucho al opinar así, y Joaquín Prat nos lo demostró con sus testimonios más sinceros sobre el trabajo o el amor.

Joaquín Prat en 'Planeta Calleja' (Mediaset)
Joaquín Prat en 'Planeta Calleja' (Mediaset)

Hay que destacar que Joaquín Prat es, en estos momentos, eso que Mediaset podría calificar como “televisión transversal”. Es de los pocos comunicadores que hace doblete diario en las dos principales cadenas del grupo. Cada mañana capitanea con mucho acierto El programa de Ana Rosa, en Telecinco,y por las tardes, le vemos en otro formato en directo, Cuatro al día. Pero para él esa presencia múltiple no le pareció, en un primer momento, un regalo precisamente; más bien un caramelo envenenado, porque en aquel momento tenía unos datos de audiencias francamente bajos.

Te va a sonar manido, pero cuando a mí me dicen que iba a presentar Cuatro al día yo le dije a la gente de la cadena, a Unicorn (la productora del programa) y a Ana Rosa (presidenta de Unicorn): ¿Por qué me hacéis esta putada?”, desveló el presentador, que lleva desde finales de 2019 al frente de este programa de actualidad en Cuatro. Como explicó, cuando le cedieron los mandos del programa, hasta entonces presentado por Carme Chaparro, el formato pasaba por un importante bache de audiencias, y eso le pareció una faena. Tenían confianza en él para levantar la franja de la tarde, lo cual se podía interpretar como un acto de confianza, pero él fue mucho más humano y lo consideró una faena.

Joaquín nunca se ha puesto por delante de sus compañeros de detrás de las cámaras, y agradeció el trabajo de su equipo, formado por “gente joven, con mucha garra, y ganas de hacer un periodismo serio y honesto”. “Ahora Cuatro al día es el mejor regalo que me ha hecho la vida”, sentenciaba, aclarando que lo siente como su programa, mientras que El programa de Ana Rosa, como indica su nombre, es el ranchito de Ana Rosa Quintana, quien tuvo unas palabras para él a través de una llamada telefónica en la que aseguró que está “bien, fenomenal”.

Joaquín Prat con Jesús Calleja en 'Planeta Calleja' (Mediaset)
Joaquín Prat con Jesús Calleja en 'Planeta Calleja' (Mediaset)

Aunque sus palabras eran interesantes, la carrera de Joaquín más o menos la conocemos todos; sin embargo, sobre su vida privada siempre ha sido muy reservado, y por eso fue muy bonito cuando se abrió sobre sus miedos y sobre su separación de Yolanda Bravo, la mujer con la que había compartido 12 años y con la que tenía un hijo en común. Ella aportó a relación otros tres hijos, que él quiso casi como propios.

Así, Prat confesó que si aceptó la propuesta de Jesús Calleja es porque está en una época de muchos cambios, entre ellos personales, incluida esa separación. Bueno, son cosas que pasan en la vida. Yo no quería, bueno, nadie quiere. Pero te llevas un aprendizaje y lo llevas al presente y al futuro. Estoy empezando a sentirme cómodo con ello”, reconocía Joaquín, en unas palabras en las que cualquier espectador podía empatizar por completo. Aunque en algún momento habló de la ruptura como algo “traumático”, lo cierto es que no vistió su relato de un exceso de dramatismo, ni tampoco de un ego en el que el presente es mejor que el pasado; tan solo, diferente. “Las cosas a veces no funcionan, ya me hubiese gustado a mí”, admitía.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Otro de los pilares de la vida de Joaquín fue su padre, el emblemático presentador de programas como El precio justo, llamado también Joaquín Prat. Un comunicador que falleció en 1995, con solo 68 años, como consecuencia de un infarto. “Lo que sucedió con mi padre marcó un punto de inflexión y me sirvió para dejar de hacer el imbécil y perder el tiempo”, le relató a Jesús Calleja, dejando claro que ahí aprendió a vivir el momento y a aprovechar cada día, cada minuto. De hecho, hay que destacar que fue a raíz del fallecimiento del presentador cuando él decidió estudiar Periodismo y dedicarse a los medios, pues hasta entonces estudiaba Económicas.

Gracias a este capítulo, Joaquín Prat le ha dado la vuelta a la habitual tortilla televisiva. Y es que, si habitualmente es él quien se cuela en la casa de los espectadores, anoche fuimos los televidentes quienes nos pudimos meter en su corazón y descubrir su lado más humano. Con él, Planeta Calleja cerró su décima temporada, y esperemos que haya una undécima, porque hacen falta más formatos así, con calidad, y que nos permitan ver a las personas que hay detrás de las estrellas.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente