Los huertos escolares son la salvación para los niños con hambre en Camboya

Mucho antes de que la pandemia del coronavirus devastara su economía, los niños de Camboya ya eran víctimas de la pobreza y la desnutrición. El país lleva décadas sumergido en una grave crisis primero por el gobierno genocida de los Jemeres Rojos y después por continuos conflictos e inestabilidad política. En 2021, además, los precios de los productos básicos se incrementaron de manera notable.

Esta inflación puede detener el descenso de la desnutrición crónica en los niños menores de cinco años de Camboya, que había bajado del 32% de 2014 al 22%. Este sigue siendo uno de los principales problemas del país y, para tratar de solucionarlo, en algunas escuelas han instalado huertos en los que son los propios alumnos los que se encargan de cultivar los alimentos.

Esos alimentos forman después parte del menú escolar y, además de a cultivarlos, a los niños se les enseña también a cocinarlos para que apliquen los conocimientos en sus casas.

Más historias que te pueden interesar: