Las huelgas sirven para algo, y en Francia lo están demostrando

Marina Velasco
Manifestación el 11 de enero en París contra la reforma de las pensiones.

Después de 38 días de paros y movilizaciones contra la reforma de las pensiones en Francia, los manifestantes se apuntaban un tanto este sábado con el anuncio de que el Gobierno retiraba la edad de referencia de la jubilación a los 64 años, el punto más controvertido del proyecto de ley. 

El primer ministro, Édouard Philippe, comunicaba en Twitter el 11 de enero que había hecho llegar a los sindicatos un nuevo texto con cesiones. Philippe aclara en esta carta que será necesario situar una edad de referencia de jubilación, pero serán las negociaciones sociales —con sindicatos y patronal— las que la fijen. Con el anuncio, llegaban las celebraciones... aunque también las dudas.

En España, la noticia era que los franceses nos estaban demostrando, una vez más, que las huelgas sí sirven para algo: en este caso, para hacer recular al Gobierno liberal de Emmanuel Macron.

Al otro lado de los Pirineos, en cambio, la cuestión no parece tan sencilla. Las encuestas reflejan que la instauración de la edad de referencia de jubilación a los 64 años era una de las medidas más sensibles de la la reforma. Concretamente, según un sondeo exclusivo de YouGov realizado por la edición francesa del HuffPostel 66% de los franceses se oponía a este punto, sobre el cual el primer ministro se mostraba inflexible hasta este sábado. 

Si para una buena parte de la población la retirada de esta medida es un logro...

... ¿quiere decir que han terminado las reivindicaciones?

En...

Sigue leyendo en El HuffPost