HSBC apuesta por Asia tras la caída de sus beneficios y recorta sus previsiones

Alun John y Lawrence White
·2 min de lectura
Una bandera nacional china frente a la sede del HSBC en Hong Kong

Por Alun John y Lawrence White

HONG KONG/LONDRES, 23 feb (Reuters) - HSBC Holdings PLC abandonó el martes su objetivo de rentabilidad a largo plazo y desveló una estrategia revisada centrada principalmente en la gestión de patrimonio en Asia, después de que el impacto de la pandemia hiciera caer bruscamente sus beneficios anuales.

Tras culpar al entorno de bajas tasas de interés y las duras condiciones del mercado, HSBC abandonó su objetivo de lograr una rentabilidad sobre el capital tangible de entre el 10 y el 12%, y dijo que, en su lugar, aspirará al 10% a medio plazo.

Las medidas adoptadas por el mayor banco europeo ponen de manifiesto las difíciles perspectivas del sector bancario, ya que los bajos tipos de interés en todo el mundo están pasando factura, aunque el repunte de los mercados mundiales ha impulsado las perspectivas del negocio de gestión de patrimonios.

La presión sobre los márgenes y las crecientes pérdidas en Europa han obligado a HSBC a redoblar su enfoque en Asia, que representó el 146% de sus beneficios en 2020, mientras los ejecutivos buscan nuevos motores de crecimiento.

"El gran cambio estructural que se ha producido desde que establecimos el plan el pasado febrero ha sido realmente el cambio de los tipos de interés hacia cero en la mayoría de los mercados en los que hacemos negocios", dijo a Reuters Ewen Stevenson, director financiero del grupo HSBC.

El banco dijo que pagaría un dividendo de 0,15 dólares por acción en efectivo, el primer pago anunciado desde octubre de 2019, después de que el Banco de Inglaterra vetara el pago de dividendo o la recompra de acciones en 2020 en todos los grandes bancos para conservar capital.

HSBC registró una caída del 34% en su beneficio anual, ligeramente mejor de lo esperado, después de un año en el que su negocio global recibió un fuerte golpe por la pandemia y se tambaleó por la fuerte bajada de los tipos de interés.

El mayor banco europeo por activos registró un beneficio antes de impuestos de 8.780 millones de dólares en 2020, frente a los 13.350 millones del año anterior. El beneficio fue superior a la media de 8.330 millones de dólares de las estimaciones de los analistas recopiladas por el banco.

(Información de Alun John y Lawrence White; editado por Shri Navaratnam, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)