HRW denuncia el deterioro de DD.HH. en Líbano ante la crisis, la impunidad y la exclusión

·3 min de lectura

Beirut, 13 ene (EFE).- Human Rights Watch (HRW) denunció este jueves un nuevo deterioro de la situación de derechos humanos en el Líbano durante 2021 debido al impacto de la grave crisis económica en la población, la impunidad de los responsables por la explosión de 2020 en Beirut y la discriminación a varios grupos sociales.

La gran mayoría de la población del país mediterráneo, estimada en más de seis millones de personas, no tuvo el pasado año acceso a "derechos básicos" como sanidad, educación o una calidad de vida "suficiente", alertó la organización en su Informe Mundial 2022, publicado hoy y que cita datos de la ONU.

En el marco de la crisis económica que azota al Líbano desde finales de 2019, una de las peores en la historia reciente, la moneda local se ha devaluado más del 90 % y la inflación se cuenta por cientos, causando un impacto "catastrófico y sin precedentes" en los derechos de sus residentes, según HRW.

La falta de liquidez del Banco Central impidió el pasado año continuar con los subsidios lanzados en 2019 a productos como las medicinas, el trigo o el combustible, lo que provocó una fuerte escasez de los mismos mientras las autoridades continúan demorando las medidas paliativas anunciadas para los más pobres.

"La falta de combustible causó apagones eléctricos generalizados de hasta 23 horas al día. Los hospitales, escuelas y panaderías han tenido dificultades para operar en medio de esta escasez de suministros y electricidad, y los residentes han soportado colas de horas para necesidades como combustible y pan", reza el informe.

La escasez de medicamentos, materiales médicos y suministro eléctrico, así como el éxodo "masivo" de personal sanitario debido a la drástica caída en el valor de sus salarios puso contra las cuerdas al sector, agregó la ONG, al asegurar que incluso se registraron varias muertes por falta de medicinas.

También se vio afectado el derecho a la educación tras el cierre de los colegios debido a la pandemia de la covid-19, sin que la autoridades "garantizasen en el acceso al aprendizaje a distancia", de acuerdo con HRW.

La situación golpeó con especial fuerza a los cerca de 1,4 millones de refugiados sirios residentes en el Líbano, de los que el 90 % están en la extrema pobreza y solo un 20 % viven legalmente en la nación de los cedros, con la correspondiente vulnerabilidad ante "el acoso, los arrestos, detenciones y deportaciones".

Por otro lado, la ONG advirtió de que los líderes libaneses siguieron en 2021 "obstruyendo y demorando" la investigación sobre la explosión que en agosto del año anterior causó más de 200 muertos en la capital del país, "protegiendo a altos cargos para que no rindan cuentas".

Además, denunció la falta de avances en los derechos de la comunidad LGTB, muy afectada por la crisis económica; de las mujeres, que siguen siendo discriminadas por las leyes personales; y los cerca de 250.000 trabajadores inmigrantes, "excluidos de la legislación de protección del trabajador". EFE

njd/ijm/alf

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente