Los hospitales de EEUU bajo la presión del imparable coronavirus

Lucie AUBOURG
·3 min de lectura

Los hospitales de varias regiones de Estados Unidos volvieron a estar bajo tensión debido al incesante aumento de casos de covid-19 y las autoridades multiplican esfuerzos para frenar la epidemia.

Los estadounidenses temen estar en la misma situación que los europeos mientras la media de nuevos contagios por día supera los 100.000.

Unos 62.000 enfermos de covid-19 están actualmente hospitalizados en Estados Unidos, una cifra inaudita, según Covid Tracking Project, una entidad que vigila la evolución de la pandemia.

En El Paso, localidad fronteriza con México, hay más de un millar de hospitalizados contra 6.000 en todo Texas (sur), estado al que pertenece. El 40% de los hospitalizados son enfermos de covid-19.

"Es un momento sombrío", dijo el miércoles Ogechika Alozie, jefe médico del Centro Médico El Sol de El Paso en la cadena CNN. "La palabra más elocuentes es fatiga. Y también hay frustración", afirmó.

El gobernador de Texas, Greg Abbot, pidió utilizar un centro médico militar para acoger pacientes de otras enfermedades a fin de tener camas libres para los afectados por el coronavirus.

- Más muertes -

El Paso refleja también los problemas para tomar medidas de restricción en un país cuyo gobierno federal no ha dado directivas firmes contra la pandemia.

Ante la multiplicación de contagios, la principal autoridad del condado de El Paso ordenó a fines de octubre cerrar durante dos semanas los comercios no esenciales. La medida fue de inmediato impugnada por el alcalde de esa ciudad de 680.000 habitantes y también por el procurador general de Texas.

El presidente republicano Donald Trump, quien no cesa de minimizar la epidemia, delegó en los responsables de los estado y condados, la gestión de la crisis sanitaria.

Trump depositó sus esperanzas en la rápida elaboración de una vacuna. Los resultados positivos de los ensayos clínicos del laboratorio Pfizer hacen vislumbrar el comienzo de vacunaciones a fines de diciembre o a comienzos del año entrante.

Pero la urgencia es inmediata. "La rapidez del aumento de las hospitalizaciones por Covid (...) hace presagiar un largo y trágico periodo de aumento de decesos", dijo el ex jefe de la agencia estadounidense de medicamentos Scott Gottlieb.

"Primero viene el aumento de los casos, dos semanas más tarde aumentan las hospitalizaciones y casi dos semanas después, las muertes", dijo el médico de la universidad de Columbia Craig Spencer. "Todos los datos van en esa dirección y rápidamente", añadió.

Aunque la cantidad de muertes diarias aún está lejos de los altos niveles de la primavera boreal, Estados Unidos reportó el martes más de 1.500 decesos en 24 horas

- Estado de urgencia -

La primera ola de la epidemia nunca cedió en Estados pero la curva de contaminaciones tuvo tres notables incrementos. El primero en Nueva York en la primavera; un repunte en el verano, especialmente en el sur, y un nuevo pico en octubre con cifras nunca antes alcanzadas.

Actualmente los récords se registran especialmente en el Medio Oeste

En Dakota del Norte y Dakota del Sur, más de uno cada 2.000 residentes está hospitalizado por covid-19, según Covid Tracking Project.

Para afrontar la "enorme presión" sobre el sistema sanitario, el gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, autorizó esta semana a los funcionarios de la salud a seguir trabajando aunque hayan contraído el virus.

En Minnesota, el gobernador Tim Walz ordenó el cierre de bares y restaurantes desde las 22H00 y limitó a 10 la cantidad de personas que pueden asistir a reuniones.

Más al oeste, Utah ordenó el uso obligatorio de mascarillas en público.

El presidente electo Joe Biden instó el lunes a usar mascarillas y dijo que eso no es una "postura política". Prometió atacar a fondo la epidemia apenas entre a la Casa Blanca el 20 de enero.

la/hr/gm/llu