La horrible experiencia de ser doctor durante la ocupación rusa de la ciudad de Bucha

·1 min de lectura

Ihor Kovalchuk, jefe de neurología del hospital de Irpin, y Yevhen Repyov, ortopedista y traumatólogo, cuentan cómo vivieron los combates y la ocupación rusa en Bucha: Los primeros pacientes, los niños heridos, como actuaban los francotiradores rusos y cómo se cortó el traslado al quirófano.

Yevhen Repyov destaca: "Todos los pacientes estaban en estado grave porque la logística no funcionaba. Los ocupantes no permitieron el traslado de los heridos. Los que podían caminar por sí mismos llegaban al hospital. Muchos se quedaron sin atención médica. Muchos nos llamaban y preguntaban: '¿Qué hago? Tengo una pierna desgarrada, estoy tirado en el sótano de Vorzel o en Hostomel'"

Ihor Kovalchuk, jefe del departamento de neurología del hospital de la ciudad de Irpin, llegó al trabajo el 24 de febrero a las 7 de la mañana. En el camino, el médico vio unos helicópteros que sobrevolaban la ciudad, y después humo. Se dio cuenta de que la guerra había comenzado.

Ihor Kovalchuk señala: "Tuve la oportunidad de salir de aquí cuando estaban en las afueras de Bucha, cuando acababa de empezar. Tuve esa oportunidad incluso antes de que pudieran llegar aquí. Pero no lo hice, sabía que tenía que estar aquí, que tenía que ayudar a la gente. Así que estuve aquí hasta el final, es decir, hasta el 10 de marzo. Por supuesto, no podía haber hecho otra cosa".

Todos los sanitarios y pacientes del hospital fueron evacuados los días 10 y 11 de marzo. Posteriormente muchos sanitarios, regresaron al hospital el 11 de abril.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente