La hormiga loca invasora llega a Barcelona

·3 min de lectura
Fotografía de la hormiga loca buscando comida

By Alton N. Sparks, Jr., University of Georgia, Bugwood.org - http://www.insectimages.org/browse/detail.cfm?imgnum=1328031, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11557053
Fotografía de la hormiga loca buscando comida By Alton N. Sparks, Jr., University of Georgia, Bugwood.org - http://www.insectimages.org/browse/detail.cfm?imgnum=1328031, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11557053

La hormiga loca ha llegado a Barcelona. Que leído así parece un chiste, pero en realidad puede ser el inicio de un problema ecológico muy serio. Porque la hormiga loca (Paratrechina longicornis) es una especie invasora que puede llegar a causar graves problemas.

Eso sí, no es una especie invasora nueva en nuestros ecosistemas. Desde la primera vez que se detectó está especie en Canarias en 1981, esta especie de hormiga ha sido encontrada en Gibraltar, Córdoba, Almería, Murcia, Málaga, Alicante y en las Islas Baleares. Y ahora en Barcelona.

¿Y cómo ha llegado a Barcelona? Saberlo con certeza va a ser imposible, pero si nos fijamos en dónde se ha detectado, y en dónde no, nos podemos hacer una idea. Porque la región más cercana de la Península donde se había localizado es Alicante, y desde allí hasta Barcelona hay un viaje interesante para una hormiga, especialmente sin dejar rastro por el camino.

Así que la hipótesis con la que se trabaja es que llegase en barco, desde su lugar de origen. Que es, casi con total seguridad, como llegó a Baleares y a Canarias. Y es que se trata de un método bastante habitual para la llegada de especies invasoras, que llegan mezcladas con las cargas de los barcos y desde allí desembarcan en los ecosistemas que van a invadir.

Porque este es el problema con la hormiga loca. Que se trata de una especie que, por su biología y su ecología, tiene el potencial de convertirse en una invasión biológica tremenda. Se trata de una especie bastante adaptable, capaz de vivir en ambientes frescos y húmedos aunque prefiere zonas cálidas, pero que también se adapta a regiones secas.

Además, es una especie generalista. Una especie que tiene un rango amplio de recursos que puede explotar, y que no está especializada en un tipo de presa o de planta - a estas especies que se especializan se las conoce como "especies especialistas". Se puede alimentar de melaza, de carroña, insectos vivos, semillas, o incluso frutos.

La hormiga loca es capaz de criar en viviendas, donde entra en busca de comida. En los edificios crea sus nidos, que son muy difíciles de detectar, donde crían en gran número.

Todas estas características hacen que su supervivencia sea sencilla. Es decir, tenemos a una especie que acaba de llegar a Barcelona, y que puede vivir allí sin problema. Pero el impacto ecológico de esta especie está en los problemas que causa a otras especies.

Al tratarse de una especie oportunista, capaz de alimentarse de lo que encuentre, genera un problema para otras especies más especialistas. Porque la hormiga loca no va a dejar de explotar un recurso porque pueda utilizar otro. Tendrá una estrategia, y competirá sólo hasta cierto punto, pero generará dificultades a las especies locales de hormigas cuando compitan por el alimento.

Pero como la hormiga loca también aprovecha otras fuentes de recursos, podrá crecer en número. Y eso genera un problema enorme a las especies locales, ya que aumenta la competencia - no es lo mismo luchar por comida con diez hormigas locas que con mil hormigas locas.

El impacto real sobre los ecosistemas aún está por comprobar. Pero el hecho de que la hormiga loca ya esté en los ecosistemas de Barcelona es una muy mala noticia.

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente