La mejor hora para comprar un décimo de la Lotería de Navidad en Doña Manolita

Varias personas esperan su turno en la administración de la lotería Doña Manolita, en Madrid.
Varias personas esperan su turno en la administración de la lotería Doña Manolita, en Madrid.

Varias personas esperan su turno en la administración de la lotería Doña Manolita, en Madrid.

Decenas de personas aguardan su turno en una larga cola en el número 22 de la céntrica calle del Carmen de Madrid. Esta es una escena que se repite cada año por estas fechas —e incluso antes—, ya que ahí se sitúa la famosa administración de lotería de Doña Manolita.

Cada año se acercan a este establecimiento miles de personas de todos los puntos de España, e incluso de fuera del país, para hacerse con el que esperan sea el billete premiado con El Gordo de la Lotería de Navidad. Y este año la tradición continúa. Pero, ¿cuál es la mejor hora para acercarse a comprar uno de los décimos?

“A ninguna”, responde rápidamente Javier Cabeza, que trabaja por primera vez en la administración ayudando a gestionar la larga cola. Al mediodía de este lunes la lluvia no da tregua y cae con fuerza en Madrid. Pero ni el tiempo impide que la fila de personas, que solo se interrumpe a la entrada de los comercios, suba por la calle del Carmen hasta la Plaza de Callao.

Y así lo confirma el trabajador: “Haga el tiempo que haga siempre hay gente. Todo los días”. Cabeza aclara que “sobre la hora de comer suele bajar un poco la fila”. “Pero todos los días hay gente esperando”, añade mientras no pierde detalle para dar paso a los afortunados que se encuentran —por fin— en el primer puesto a una de las tres ventanillas que en ese momento están atendiendo a la gente.

¿Y el mejor día de la semana para ir?

En cuanto al mejor día de la semana para acudir a la administración, Cabeza asegura que “todos los días” acude muchísima gente. Eso sí, “el fin de semana es peor, hay más cola que entre semana”, confirma. Por lo que, si se puede, conviene evitar la cola tanto los sábados y domingos como los festivos.

Cabezas no es capaz de dar una cifra de la cantidad de personas que cada día se acercan hasta Doña Manolita, pero asegura que son “cientos y cientos” y cuenta que hay gente que se queda sin entrar cuando la administra echa el cierre a las 20:30.

Por las mañanas no es distinto, cuando él comienza su jornada laboral a las 9:00 —hora a la abren— ya hay una cola que llega hasta Callao.

Una de las primera de la fila este mediodía es Sara Pazos, quien confiesa que lleva alrededor de una hora y media esperando, con lluvia y todo. Y lo ha hecho con las maletas, ya que viene desde Galicia. Antes de regresa no ha querido perder la oportunidad de comprar un décimo en Doña Manolita ya que, afirma, “es la más conocida porque tiene un montón de números y es más probable que toque”.

Llueva o truena y a cualquier hora la presencia de compradores en la administración es constante. De hecho, el pasado año, a ocho días del Sorteo Especial de Navidad, la administración vendió todos los décimos que tenía para el sorteo más importante del año. Y volvió a ser uno de los puntos más premiados al vender tres números quintos, dotados con 60.000 euros la serie.

Manuela de Pablo, conocida como Doña Manolita, abrió en 1904, con 25 años, la administración nº 67 en la madrileña calle de San Bernardo. En 1931 se trasladó a la Calle Gran Vía, y se mantuvo abierta durante la guerra civil pese a las dificultades que eso conllevó.

Así, la administración continuó en la misma sede de Gran Vía hasta 2011. Ese año se movió a la vecina calle del Carmen, desde siguen repartiendo los décimos más codiciados del sorteo de Navidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR