Hong Kong recurre a "confinamientos inesperados" para paliar contagios

·2 min de lectura
La policía, usando trajes de protección, patrulla las calles del vecindario Jordan, parcialmente confinado, en Hong Kong, el 24 de enero de 2021

Las autoridades de Hong Kong confinaron de manera inesperada la noche del martes al miércoles un sector de un vecindario de la ciudad y cerraron todos sus accesos hasta realizar test de diagnóstico a todos sus habitantes.

La policía instaló un perímetro de seguridad en torno a 20 edificios en el barrio de Yau Ma Tei, al sur de Hong Kong.

La nueva estrategia de las autoridades consiste en confinar sin avisar y la jefa del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, explicó que esta política de "confinamientos inesperados" es necesaria para evitar que la gente no huya antes de que lleguen las personas encargadas de los test.

"Agradezco a los habitantes del sector por su cooperación", dijo el miércoles la responsable en su página en Facebook.

Este fin de semana un confinamiento similar de dos días había fracasado porque se filtró en la prensa horas antes.

Durante el confinamiento del martes, fueron sometidas a pruebas 330 personas y una de ellas dio positivo. Las autoridades advirtieron de que serán necesarios otros confinamientos de este tipo en los próximos días.

Hong Kong estuvo ya en alerta cuando se detectaron los primeros casos del nuevo coronavirus en China hace más de un año.

La ciudad, con grandes rascacielos, ha registrado oficialmente menos de 10.000 casos y unos 170 muertos desde el comienzo de la pandemia.

Los aproximadamente 7,5 millones de habitantes de Hong Kong viven desde hace un año bajo distintos grados de restricciones, que parecen haber dado resultado para impedir que se disparen los contagios.

En las últimas semanas, el territorio se ha visto afectado por una cuarta ola de infecciones y las autoridades han introducido nuevas restricciones.

En teoría Hong Kong es una de las ciudades más ricas del mundo, pero las desigualdades son flagrantes, pues sufre una penuria de viviendas y los alquileres son muy elevados. Muchos viven apiñados en espacios muy pequeños. Es en estos lugares, donde se hacinan muchas personas, donde han aparecido frecuentemente los casos positivos.

jta/leg/juf/lch/bl/es