Hong Kong empieza a levantar las restricciones por el coronavirus

Hong Kong anunció el martes una flexibilización de las restricciones impuestas para combatir el coronavirus, en particular la reapertura de colegios, cines y bares, decisión sustentada en la clara reducción de la circulación del virus en la excolonia británica.

Esta flexibilización, que entra en vigor el viernes, aliviará a este territorio cuya economía, afectada ya el año pasado por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y por la crisis política interna, ha sido duramente golpeada por la epidemia.

Las autoridades anunciaron además un proyecto para distribuir mascarillas reutilizables a los 7,5 millones de habitantes de la ciudad.

Hong Kong fue, después de China, uno de los primeros territorios afectados por la pandemia. Pero la región semiautónoma ha logrado, pese a la cercanía con China continental, frenar la propagación del nuevo coronavirus.

El territorio totaliza un millar de casos de contaminación y cuatro muertos. Hong Kong no ha registrado ningún nuevo caso en diez de los últimos 16 días. Todos los casos registrados eran de personas que ingresaban a Hong Kong y que fueron colocadas en cuarentena.

"Espero que estas medidas constituyan un alivio para los habitantes", declaró el martes a la prensa la jefa del ejecutivo hongkonés Carrie Lam.

La prohibición de reunirse en público en restaurantes a más de cuatro personas ha sido ampliada a ocho personas. Se mantiene la distancia de 1,5 metros entre las mesas.

Los conciertos siguen prohibidos, y las discotecas están cerradas. Los cines y salones de belleza podrán volver a abrir pero respetando medidas de higiene.

La economía de Hong Kong ha sufrido la pandemia, y su PIB cayó un 8,9% en el primer trimestre internanual, su peor resultado desde que hay estadísticas locales, en 1974, según datos divulgados el lunes.