¿Qué ha hecho Hong Kong para contener con éxito la segunda ola de coronavirus tan temida en España y Europa?

Tras más de mes y medio confinados, los países europeos empiezan a afrontar los planes de desescalada y de vuelta a la normalidad, tras contener los contagios por coronavirus y aplanar la curva. El temor ahora es que se produzca una segunda ola de infecciones que obligue a parar de nuevo, por lo que los distintos estados, en su inmensa mayoría, optan por la prudencia para no volver atrás en la lucha contra la pandemia.

En este sentido, siempre es útil observar aquellos lugares que ya han superado de forma exitosa esta fase. Un ejemplo de buen hacer ha sido el de Hong Kong, que ha mantenido bajo control tanto la primera como la segunda ola, tal y como muestran los datos y refleja la CNN.

Hong Kong ya ha superado dos olas de la epidemia, con la distancia social como nueva protagonista. (Photo by Chan Long Hei/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Su cercanía con la China continental provocó que ya a finales de enero la región reportara los primeros casos de coronavirus. Las autoridades respondieron rápidamente, cerrando las fronteras y promulgando el distanciamiento social.

El objetivo era impedir que la epidemia golpeara duramente a Hong Kong, tal y como lo había hecho el SARS (2002-2004) más de una década antes. La experiencia de esta situación y la concienciación social lograron controlar al COVID-19.

Sin embargo, a medida que se extendió la enfermedad por el mundo, estudiantes y residentes de la isla volvieron desde el extranjero llevando nuevamente el virus. Hong Kong sufría su segunda ola de contagios, más fuerte que la primera, con los picos más elevados a finales de marzo. A pesar del repunte, la isla logró que la curva no se disparara y a día 5 de mayo cuenta con un total de 1.041 casos y solo cuatro muertes.

Un ejemplo claro de que la epidemia empieza a quedar atrás es que en las dos últimas semanas no se ha producido ni un solo caso de contagio a nivel local. Desde el 20 de abril, Hong Kong solo ha reportado 15 nuevos infectados y todos ellos tenían antecedentes de viajes recientes. Gracias a las cuarentenas se ha impedido que estos contagios se extiendan entre el resto de la población, dando por controlada la segunda ola.

Hong Kong ha sido capaz de controlar también la segunda ola de contagios (Worldometers.info).

Estas cifras tan bajas son el resultado de una exitosa estrategia de contención que ha dado sus frutos. El Gobierno reaccionó nuevamente rápido a esta segunda ola e impidió que los no residentes accedieran a la región. También limitaron el tránsito de viajeros por el aeropuerto e impusieron tanto los test de la enfermedad a todos los que llegaban a la ciudad como cuarentenas obligatorias. Todos los que se tenían que quedar confinados recibieron un brazalete electrónico para controlar su ubicación.

Pese a que las autoridades no decretaron el confinamiento de toda la población, sí que aumentaron las restricciones como la prohibición de venta de alcohol en los bares o el cierre de gimnasios e instalaciones deportivas. Además, bares y restaurantes redujeron su aforo para garantizar el distanciamiento social e incorporaron barreras físicas entre los clientes para impedir nuevos contagios.

Aunque en un primer momento estas medidas parecieron drásticas, lo cierto es que se han revelado como efectivas y Hong Kong ya está intentando una cautelosa vuelta a la normalidad. Desde este 4 de mayo han reabierto algunas instalaciones deportivas y se han reanudado actividades como los exámenes de conducir.

Examen en Hong Kong manteniendo la distancia social. (Photo by Anthony Kwan/Getty Images)

A partir del día 8 se permitirán reuniones de hasta ocho personas, cuando hasta ahora el máximo permitido era cuatro. Después será el turno de gimnasios y otros comercios que aún permanecen cerrados y a finales de mes está previsto que los estudiantes retornen a las clases, aunque aún con prudencia y con fases escalonadas.

Así pues, Hong Kong va recuperando poco a poco la actividad y muestra el camino al resto de países cuál es la clave del éxito. Lo principal es salir de esta situación de forma gradual y controlando cualquier nuevo contagio para evitar una nueva propagación.

Las manifestaciones

Una de las grandes preocupaciones de las autoridades son las multitudinarias protestas en defensa de la democracia que se produjeron durante varios meses del 2019 en las calles de la isla. Pese a que la pandemia ha acabado con ellas momentáneamente, lo cierto es que ya hay indicios de que pueden volver a retornar.

En las últimas semanas se han producido conatos a pequeña escala y los ciudadanos podrían volver a llenar las calles. El principal riesgo es que si no existe la certeza de que la pandemia está totalmente erradicada en el territorio, podrían producirse repuntes.

Más historias que te pueden interesar: