Honduras declara el estado de emergencia para combatir a las bandas criminales

Honduras declara el estado de emergencia para combatir a las bandas criminales

Xiomara Castro ha declarado el estado de emergencia y de excepción en Honduras este jueves. La presidenta del país centroamericano ha afirmado que pone a disposición de las fuerzas de seguridad todos los recursos para combatir la extorsión.

Una de las principales causas de inseguridad, desplazamiento y migración de los pequeños y medianos comerciantes hondureños.

"Este Gobierno del socialismo democrático le declara la guerra a la extorsión, así como desde el primer día -el 27 de enero- le declaramos la guerra a la corrupción, a la impunidad y al narcotráfico", dijo Castro durante el anuncio de la Estrategia Integral contra la Extorsión y Delitos Conexos, por parte del Ejecutivo a través de la Secretaría de Seguridad.

El anuncio de Castro surge luego de que esta semana centenares de transportistas en Tegucigalpa paralizaron sus unidades en protesta por la extorsión a manos de bandas criminales. Esta práctica ilegal es apenas la fachada de la compleja crisis de seguridad que vive Honduras.

La violencia criminal, la pobreza, el narcotráfico, altos índices de desempleo, la corrupción y la impunidad, son algunos de los flagelos que más afectan no solo a Honduras sino a toda la región.

"Producto de la impunidad en la que hemos vivido, estos grupos ampliaron sus alcances. Es un delito olvidar los hechos trágicos que han hecho llorar y sufrir tanto al pueblo hondureño, la extorsión es el resultado siniestro de la existencia del crimen organizado en Honduras, que está afincada en diferentes áreas de nuestro país", recalcó la mandataria.

Esta misma semana, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció la integración de 14 000 efectivos adicionales en el Ejército con el fin de combatir el crimen organizado.

De la población global de Honduras, más del 70 por ciento son pobres, según fuentes oficiales.