Homenaje del papa a la religiosa asesinada en la República Centroafricana

1 / 2
El papa Francisco, durante su mensaje a los fieles congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano para la audiencia general semanal de este miércoles 22 de mayo

El papa Francisco rindió homenaje este miércoles a la monja española Inés Nieves Sancho, asesinada en la República Centroafricana, donde trabajaba desde hacía más de 20 años.

El cuerpo de la religiosa, de 77 años, fue hallado el lunes en la localidad de Nola, cerca de la frontera con Camerún, donde enseñaba costura a las jóvenes lugareñas. El crimen, cuyos motivos se desconocen, no fue reivindicado.

Según el medio digital Vatican News, la monja, originaria de Burgos, fue hallada decapitada.

El papa Francisco condenó el "bárbaro" asesinato. "Quiero recordar hoy con ustedes a la hermana Inés Nieves Sancho, de 77 años, educadora de niñas pobres durante décadas, asesinada de modo bárbaro en Centroáfrica en el mismo local donde enseñaba a coser a las niñas", dijo el pontífice argentino durante la tradicional en la audiencia general de los miércoles.

Francisco pidió a los numerosos fieles presentes en la plaza de San Pedro que oraran en silencio por la religiosa, perteneciente a la congregación francesa de las Hijas de Jesús de Massac.

La República Centroafricana está desgarrada desde 2013 por una guerra que forzó a casi una cuarta parte de sus 4,5 millones de habitantes a huir de sus hogares.

El gobierno de Bangui y 14 grupos armados que controlan una parte del país y se disputan el control de sus recursos firmaron en febrero pasado un acuerdo de paz que tarda en implementarse.

- Razones desconocidas -

"En la noche del domingo al lunes, sus agresores se introdujeron en su habitación y la llevaron al centro que dirigía para las jóvenes, donde la decapitaron", escribió Vatican News.

"No hubo reivindicación, pero según un diputado local, este asesinato podría estar ligado al tráfico de órganos humanos, y a los numerosos asesinatos rituales en la región", añadió el medio vaticano.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, expresó su pesar por la muerte, ocurrida cerca de la frontera con Camerún.

"Mi pésame y cariño para la familia de Inés", escribió el dirigente en Twitter el martes, saludando "su labor siempre al servicio de los más necesitados".

Un portavoz de la diócesis de Burgos (norte) explicó a la AFP que habló con un obispo español también oriundo de esa provincia castellana, e instalado en otro lugar de la República Centroafricana.

"Me comentó que no sabían las razones del asesinato, que nadie se había atribuido la responsabilidad", afirmó.

Según ese obispo, "fue más bien degollada: le dieron cortes en el cuello hasta matarla, pero no le cortaron del todo la cabeza", narró el portavoz.

"Unos desconocidos entraron por el portal trasero, y la arrastraron hacia la maleza que hay detrás de la casa para degollarla. No se llevaron nada, parece que vinieron sólo para matarla", comentó a AFP el abad Isaie Koffia, vicario general de la diócesis de Berberati, de la que depende la localidad de Nola, donde estaba instalada la monja desde hacía 10 años.

Según él, el crimen se produjo el domingo por la tarde.

El funeral de la religiosa lo celebró el martes el obispo de Berberati, según el portavoz de la diócesis de Burgos.

En otro país africano, Burkina Faso, el sábado fue asesinado en la ciudad de Bobo Dioulasso el misionero español Fernando Hernández, de 60 años-

El misionero fue "atacado con arma blanca por un antiguo empleado (de la misión) que había sido despedido hace dos meses", según la web de la congregación salesiana, a la que pertenecía.

Se trata del segundo salesiano español asesinado en Burkina Faso en pocos meses, después de que el 15 de febrero Antonio César Fernández, de 72 años, fuera víctima de un "ataque yihadista", según la misma web.