Hombro congelado, la dolorosa enfermedad que puede estar relacionada con la pandemia

·4 min de lectura

Un dolor continuo, insidioso, que sin ser demasiado intenso, está presente todo el tiempo entorpeciendo nuestro pensamiento es el primer síntoma del hombro congelado o rígido, enfermedad que, también llamada capsulitis adhesiva, se caracteriza por la rigidez en la articulación del hombro, según refiere la Clínica Mayo.

Esta enfermedad es gradual y empeora con el tiempo y parece que no terminará nunca, pero lo cierto es que sí tiene cura, aunque puede ocurrir en el plazo de entre uno y tres años. Sí, suena a mucho tiempo y puede resultar tan molesta que podría interrumpir el sueño.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

OrthoInfo, publicación de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, indica que la capsulitis adhesiva suele ser peor en la primera etapa y cuando movemos el brazo, porque el dolor no permite llevar a cabo actividades cotidianas como lavarnos el cabello, vestirnos, tender la cama, casi cualquier cosa que hagamos, se verá complicada.

El dolor del hombro congelado se instala en la parte externa del hombro y a veces se extiende por el brazo del hombro al codo. Esto constituye la primera de las tres etapas de esta enfermedad. Cada una de ellas puede durar meses.

La Clínica Mayo explica que generalmente se manifiestan lentamente y comienzan con la etapa de bloqueo motor, en la cual cualquier movimiento del hombro genera dolor y la amplitud de movimiento de esta parte del cuerpo comienza a limitarse. Luego, surge la etapa rígida, es cuando llega el congelamiento. Aunque el dolor puede disminuir es cada vez más difícil mover el hombro. Y finalmente llega la etapa de descongelamiento, cuando el movimiento comienza a mejorar.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

No hay causas completamente definidas de esta enfermedad, pero sí algunos factores que podrían hacernos más propensos, según OrthoInfo. "El hombro congelado ocurre mucho más en personas con diabetes, y afecta del 10% al 20% de estas personas. No se conoce la razón", además también puede relacionarse con hipotiroidismo, hipertiroidismo, enfermedad de Parkinson y enfermedad cardíaca.

Sin embargo, una nota de El Washington Post ha destacado que se ha presentado entre el 2 y el 5% de la población de Estados Unidos, según la Asociación Estadounidense de Terapia Física, y que se ha visto un aumento en la incidencia durante el último año, lo que podría relacionarse con la pandemia.

Michael Fu, especialista en hombros y cirujano ortopédico asistente en el Hospital de Cirugía Especial de Nueva York consultado en dicho reportaje explica que desde el punto de vista biológico “hay algunas teorías sobre cómo, si se contrae el coronavirus, el cuerpo se encuentra en una especie de estado inflamatorio elevado, y el hombro congelado es fundamentalmente un problema de inflamación”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Adicionalmente, el haber estado imitados por la cuarentena a acceder a atención médica, a sesiones de fisioterapia, así como los cambios en nuestra rutina física diaria pueden ser elementos que desencadenaron este padecimiento.

Con esto coincide una investigación publicada por el Journal of Shoulder and Elbow Surgery, para la cual se analizaron los casos de 12 pacientes, en su mayoría mujeres y en un rango de entre los 42 y 73 años de edad, quienes refirieron rigidez y dolor en el hombro después del COVID-19, sin causa aparente.

La investigación arrojó que "los efectos directos e indirectos" de tener covid-19 pueden estar relacionados en el desarrollo de esta enfermedad vinculándose con la inflamación causada por la infección, y se añadió que también podría tener que ver el estilo de vida sedentario impuesto al padecer la covid-19.

En este sentido, Clínica Mayo alerta que la prevención es primordial. Ya que la inmovilidad es una de las causas más frecuentes de esta enfermedad, en el caso de una recuperación por accidente, una lesión que nos impida movernos, es recomendable revisar con el especialista los ejercicios que podrían practicarse para mantener la amplitud d movimiento.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Preciado movimiento: en qué consiste el tratamiento

Si consideras que podrías tener esta enfermedad, lo mejor que puedes hacer es visitar a un especialista que aclare el diagnóstico. Desde un calambre, una inflamación que puede ceder con medicamentos y hasta un gas pueden ocasionar dolor en el hombro.

Para determinar realmente en dónde estamos pisando el médico, tras revisar nuestra historia clínica, practicará un examen físico que consiste en mover el brazo en distintas direcciones para evaluar la capacidad de movimiento y el dolor. Asimismo lo comparará con el movimiento sin ayuda. Es posible que se recurra a imagenología que arroje resultados aún más específicos.

Una vez diagnosticado, el hombro congelado mejora con tratamientos simples enfocados en el alivio del dolor y restablecer el movimiento con terapia física. Sin embargo, si no hay mejoría se puede sugerir intervención quirúrgica para estirar y liberar la cápsula articular que está rígida. Según OrthoInfo los métodos más frecuentes contemplan manipulación bajo anestesia y artroscopía del hombro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Así es la narcolepsia, la enfermedad de los ataques de sueño, las alucinaciones y la debilidad muscular

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente