Tuvo encerrada a una niña en una jaula para perros y la agredió sexualmente, pero no irá a la cárcel

Noticias Internacional

Un hombre de Georgia fue sentenciado a 10 años de cárcel la semana pasada tras mantener cautiva a una adolescente y agredirla sexualmente, pero no verá el interior de la celda de una prisión.

Michael Wysolovski's mug shot.
Foto de ficha policial de Michael Wysolovski.

Michael Wysolovski, de 33 años, fue detenido en junio de 2017 después de que agentes del FBI encontraran a una chica de 17 años, la cual estaba desaparecida hacía más de un año, encerrada en una jaula para perros en su casa de Duluth, Georgia, en las afueras de Atlanta.

El Atlanta Journal-Constitution informó que la víctima, a quien el HuffPost no identificará debido a que es una superviviente de una agresión sexual, fue encontrada con serios problemas de desnutrición y problemas de espalda por haber estado en una jaula para perros. También había contraído tiña debido a las condiciones de insalubridad en las que se hallaba.

“El daño psicológico que le infligió Michael Wysolovski va más allá de lo imaginable”, eso dijo la víctima, aferrada a un animal de peluche, ante el tribunal, según el medio local WIS News.

Wysolovski se declaró culpable la semana pasada por un delito de crueldad a niños en primer grado y por interferencia interestatal en su custodia. Aunque fue condenado a 10 años de prisión, Wysolovski quedó en libertad debido a que había cumplido ocho meses en un centro de detención antes de ser condenado. Los nueve años y cuatro meses restante de su sentencia los cumplirá en régimen de libertad condicional y tendrá que registrarse de por vida como delincuente sexual.

“No veo ninguna emoción en ti. No veo ningún remordimiento”, eso dijo el juez del tribunal supremo del condado de Gwinnett, Timothy Hamil durante la sentencia. “No veo razones para otorgarle el estatus de persona que delinque por primera vez… En mi vida como juez no puedo contar con las dos manos las veces que negué darle a alguien el estatus de delincuente por primera vez, pero hay algo dentro de mí que me dice que esta es una de esas veces”.

Wysolovski conoció a la víctima cuando ella tenía 15 años en un chat de Internet para gente con trastornos alimenticios, informa el AJC. La chica, quien tiene anorexia, no estaba feliz en su casa y Wysolovski la convenció para que fuera a vivir con él una vez cumplidos los 16 años, el año de consentimiento según las leyes de Georgia.

El fiscal Michael DeTardo dijo durante la audiencia preliminar que al inicio Wysolovski y la víctima aceptaron involucrarse en una relación sexual con BDSM y simular relaciones sexuales no consentidas. La víctima también pidió a Wysolovski que controlara sus hábitos alimenticios como parte de su relación BDSM. Sin embargo, Wysolovski comenzó a abusar de los límites, negándose a emplear palabras seguras y recurriendo a la violencia física cuando la víctima no cumplía con sus demandas. Más tarde alimentaba a la fuerza o agredía sexualmente a la víctima como castigo y la mantuvo de forma continuada en la jaula para perros durante el año que estuvo con él.

“Me bajó mucho la autoestima y me hizo creer que nunca sería amada o que no tendría una vida normal si ganaba algo de peso”, dijo la víctima en el tribunal.

Más tarde agregó que tiene problemas para bañarse o caminar bajo la lluvia debido a las supuestas “torturas con agua” a las que fue sometida por parte de Wysolovski.

Inicialmente, Wysolovski también había sido procesado por violación, encarcelamiento falso y sodomía con agravantes. DeTardo dijo que la relación era una “zona gris” porque al principio la víctima accedió de forma consentida y podría ser peligroso llevarla a juicio. La víctima y su familia no quieren ir a juicio y en lugar de eso priorizan que Wysolovski se registre como delincuente sexual.

La víctima fue encontrada después de que esta contactara a otra usuaria por el foro de trastornos alimenticios y la mujer llamó a la policía.

La noticia de la sentencia de Wysolovski se produce tras una historia similar de un hombre de Nueva York llamado Shane Piche, quien violó a una chica de 14 años a la que conoció mientras conducía un autobús escolar. Piche fue condenado a 10 años de libertad condicional pero no ingresó en prisión porque, según el juez, solo violó a una chica y no a varias.

Alanna Vagianos
HuffPost