Hollande critica la coalición de izquierdas: falta credibilidad y equilibrio

·3 min de lectura

París, 9 may (EFE).- El expresidente socialista francés François Hollande criticó este lunes la coalición de izquierdas liderada por Jean-Luc Mélenchon, en la que ha aceptado integrarse su partido, igual que los ecologistas y los comunistas, porque no es creíble en su programa y está desequilibrada en favor de los más radicales.

"No estoy en contra de la unión, estoy en contra de un acuerdo que, tal y como está hecho, (...) no permite siquiera la victoria y además va a desequilibrar de forma duradera la izquierda", señaló en una entrevista a la emisora France Inter.

Hollande, en cualquier caso, dijo que no va a dejar el Partido Socialista (PS) como sí ha hecho el que fue su primer ministro Bernard Cazeneuve por sus desacuerdos con la llamada Nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUES) que se constituyó la semana pasada para presentar candidaturas comunes de cara a las elecciones legislativas del 12 y el 19 de junio.

"Seré socialista hasta el término de mi existencia", señaló. No obstante, puntualizó que no ha decidido si presentará su candidatura a esas legislativas, aunque la NUES ya ha anunciado que en la que fue su circunscripción, en el departamento de Corrèze, habrá un candidato de La Francia Insumisa (LFI), el partido de Mélenchon.

Eso significa que si Hollande se presentara allí, sería un candidato disidente y la regla que ha establecido la dirección del PS es que eso conlleva la expulsión.

El que fue presidente francés entre 2012 y 2017 reconoció que una unión de izquierdas "es deseable" para conseguir el mayor número posible de diputados y además es lo que quieren los electores. Pero tiene que ser "equilibrada en el plano electoral y creíble", algo que a su juicio no ocurre con la NUES.

Cargó de entrada por el poco peso que se ha dado en la coalición al PS, ya que solo tendrá 70 candidatos entre los 577 que concurrirán por los escaños de diputados que están en juego. El reparto de candidatos está, en buena medida, en relación con los resultados de las presidenciales, en las que Mélenchon obtuvo casi el 22 % de los votos y la pretendiente socialista, Anne Hidalgo, solo el 1,7 %.

Pero sobre todo, Hollande criticó varios puntos del programa común, y en particular la propuesta de "desobedecer" los tratados o las reglas europeas que contravengan sus ideas.

Para él, eso es incompatible con el funcionamiento de la Unión Europea: "Renegociarlos, por qué no, pero desobedecerlos...".

Además, cuestionó que puedan financiarse todas las promesas electorales de la coalición de izquierdas, como rebajar la edad mínima de jubilación de 62 a 60 años, subir el salario mínimo de 1.300 a 1.400 euros, crear 400.000 empleos adicionales en el sector público o bloquear los precios de los productos de primera necesidad.

Uno de los principales problemas que señaló el expresidente es la debilidad del PS y también que, para llegar al poder, la izquierda "debe ofrecer una política seria".

"Cuando la izquierda reformista es más fuerte que la izquierda radical, eso permite a toda la izquierda llegar al poder. Y cuando la izquierda radical es más fuerte, que es lo que ocurre ahora y además no hace el esfuerzo de un compromiso, no llega al poder. Es el problema que tenemos ahora".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente