Historia tras el macabro asesinato de un niño de 10 años en Uruguay

El entrenador Fernando Sierra junto al niño Felipe Romero. (Facebook) 

La población de Uruguay ha quedado consternada por el asesinato de un niño de 10 años a manos de su entrenador de fútbol, quien la semana pasada lo secuestró a la salida de la escuela. Incluso el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se expresó sobre el hecho diciendo que es tremendamente lamentable” y absolutamente incomprensible”.

El niño, Felipe Romero, hijo del exfutbolista uruguayo Luis “Lucho” Romero, quien militó en el Peñarol y el Nacional de su país, entre otros, fue encontrado este sábado sin vida junto al cadáver de su entrenador, Fernando Sierra, de 32 años, ambos con heridas de arma de fuego, por lo que la Policía presupone que lo asesinó y luego se suicidó.

“Terrible. Tengo el mismo sentimiento que seguramente tienen todos los uruguayos y uruguayas. Hay que trabajar este tema con mucho respeto, con mucho cuidado, con mucha atención porque son muchas las susceptibilidades heridas“, indicó Vázquez a la prensa antes de comenzar un Consejo de Ministros.

El secuestro del niño tuvo lugar en el departamento (provincia) de Maldonado, al sureste del país, desde ahí el entrenador se lo llevó en auto hasta el departamento de Lavalleja, a la localidad de Villa Serrana, también en el sureste.

Fuentes policiales de Maldonado dijeron a la prensa que el niño tenía una estrecha relación con el adulto ya que era “la figura paterna” del joven.

El médico forense que está al cargo del caso, Sergio Mozo, dijo al medio local Subrayado que había indicios de abuso sexual en el cuerpo del niño aunque no recientes pero agregó que aún no están los resultados definitivos.

Asimismo, Mozo comentó que el niño posiblemente fue sedado antes de su muerte porque no hay señales de forcejeo en su cuerpo.

El jefe de Policía de Maldonado, Erode Ruiz, confirmó en una entrevista con radio Gente que el DT “levantaba al niño del colegio, estaba con él los fines de semana y llegó a pasar vacaciones de 10 días con él en Camboriu”.

“Él tiene una autorización firmada por los papás del niño para viajar al exterior. Y esa autorización la tiene en su poder, porque vence recién en el mes de junio”, precisó el jefe de Policía.

(Policía de Maldonado)

Según informaron fuentes del caso al periódico El País de Uruguay, el caso fue denunciado por la madre después de que el niño no regresó de la escuela a las cinco de la tarde, como lo hacía habitualmente.

“¡Por favor necesito el número de las maestras. Levantaron a mi hijo sin mi permiso. Es urgente. Por favor que me pasen el número de las maestras!”, pidió ayuda la mujer por WhatsApp en el grupo de madres de la escuela, quienes también denunciaron el hecho a través de la red social.

Lo sacó este loco que lo conoce del baby fútbol. Este tipo siempre dice que mi hijo es su hijo. Pero no lo es. Es un alumno del cuadro de baby fútbol. Lo retiró sin mi autorización a las tres de la tarde. No puede acercarse a mi hijo. Yo se lo había notificado ayer”, agregó la mujer.

El niño presentaba un cambio en su comportamiento por lo que su madre pidió una consulta al psicólogo, publica el periódico.  Según se afirma el analista recomendó que el niño no volviera a tener contacto con el entrenador.

“La maestra se lo entregó porque lo confundió con el padrastro”, señalan allegados a la madre.

Fuentes policiales aseguraron a El País que el hombre se presentó a las 15:00 de este jueves en la escuela. Allí indicó que tenía que llevarse al niño. El alumno salió de clase y ambos se fueron en el Chevrolet Prisma color verde oscuro.

El vehículo en el que se movilizó era de alquiler. El hombre rentó el auto en una empresa de la zona y fue visto por última vez en la estación de servicio de La Barra.

(Artículo que incluye información de EFE y citas del diario El País de Uruguay)

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines