La gran historia de superación del medallista en natación que no está obligado a llevar gorro

·2 min de lectura
El nadador Matti Mattson, exhausto tras lograr el bronce en Tokio. (Photo: TVE)
El nadador Matti Mattson, exhausto tras lograr el bronce en Tokio. (Photo: TVE)

El nadador finlandés Matti Mattson ha llegado a los Juegos Olímpicos de Tokio en el mejor momento deportivo de su vida. Este jueves, tras una emocionante carrera, se ha llevado el bronce en la final masculina de los 200 metros braza.

Mattson acabó por detrás del campeón, el australiano Izaac Stubblety-Cook, que logró el récord olímpico al marcar un tiempo de 2:06.38, y del neerlandés Arno Kamminga, que hizo 2:07.01. Por su parte, el finlandés paró el crono en 2:07.13.

Pero la trayectoria del nadador de 28 años de Satakunta no ha sido nada fácil. Sus últimos años han estado cargados de obstáculos y lejos queda aquel bronce que logró con 20 años en los 200 metros braza de los mundiales de Barcelona, celebrados en 2013.

Desde Barcelona hasta Tokio, desde 2013 hasta 2021, Mattson ha vivido su particular viacrucis, que le ha hecho no rendir en la piscina como prometía. En Río de Janeiro, donde prometió lograr el oro, no llegó ni a la final.

Su cuerpo no le respondía y no encontraban la explicación... hasta que dieron con ella. El finlandés sufrió dos problemas de salud que le afectaron directamente a su rendimiento.

Hace dos años le diagnosticaron que era celiaco. Esto le privó durante años de realizar los entrenamientos adecuados, ya que no digería la comida correctamente, para buscar el mejor estado de forma posible, algo que le repercutía en las carreras.

Además, hace tres años también sufrió alopecia, una enfermedad autoinmunitaria que le hizo perder todo su pelo, incluso el de las pestañas o las cejas, en cuestión de semanas. Este es, precisamente, el motivo por el que Mattson no está obligado a llevar el gorro en la piscina.

“Yo ahora no tengo que afeitarme nada, mientras que otros compañeros sí”, bromea el nadador en unas declaraciones concedidas al medio finlandés MTV.

Ahora con el bronce de Tokio, Mattson parece haber dejado atrás todos los problemas para encontrarse en el mejor momento de su vida. Así lo hizo saber a un grupo de periodistas finlandeses: “Estoy viviendo mi propio sueño. Tengo dos niños pequeños y estoy nadando unas finales olímpicas”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente