La historia de Ian y Laia, unos gemelos prematuros que nacieron con nueve días de diferencia

Imagen de archivo de un bebé.
Imagen de archivo de un bebé.

Imagen de archivo de un bebé.

Ian y Laia, una pareja de gemelos de 10 meses, nacieron en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona en lo que se conoce como un parto en diferido, es decir, el primero nació el pasado 17 de enero y la segunda lo hizo el 26, nueve días más tarde.

Tal y como cuentan sus padres, Laura Pupo y José Carlos Martins, a Informativos Telecinco, ambos fueron “muy prematuros”. Ian nació a las 28 semanas y tres días pesando 1,1 kilos, mientras que Laia lo hizo a las 29 semanas y cinco días con un peso de 1,19 kilos.

“Fue impactante, no lo había escuchado nunca”, reconoce Laura al mismo medio, que informa que este tipo de partos únicamente se puede producir en embarazos gemelares de niños mellizos.

“Los niños están en dos bolsas, hay dos placentas, es decir, su suporte vital dentro de la barriga es independiente y se puede actuar, digamos, como si fueran dos embarazos diferentes”, explica Pupo, mientras señala que el objetivo es aumentar la edad gestacional del segundo gemelo para incrementar así las posibilidades de supervivencia.

El día del parto de Ian, los médicos decidieron mantener a Laia dentro, mientras trasladaban al recién nacido a una incubadora. “A partir de ahí, fue ir rascando tiempo y días, me hicieron muchos controles. Me dijeron que a partir de ese momento no iban a frenar ni a provocar el parto y que yo era la mejor incubadora para que ella se siguiera desarrollando”, recuerda la madre.

Laia estuvo nueve días más, hasta que ese 26 de enero nació. Esa escasa semana sirvió para que el organismo de la pequeña se formara mejor, “sobre todo a nivel respiratorio”.

Por suerte, y aunque Ian pasó dos meses en el hospital por problemas respiratorios, ambos están bien.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR