La historia detrás de la bandera negra que ha arropado a los presos del 'procès'

·2 min de lectura
Jordi Cuixart (dcha) y Jordi Sánchez saludan a los simpatizantes que se han congregado para arroparles a su salida de la prisión de Lledoners, en Barcelona, este miércoles. (Photo: EFE)
Jordi Cuixart (dcha) y Jordi Sánchez saludan a los simpatizantes que se han congregado para arroparles a su salida de la prisión de Lledoners, en Barcelona, este miércoles. (Photo: EFE)

Los independentistas catalanes suelen llevar a sus actos la estelada, pero este miércoles han arropado a los presos del procès en su salida de las cárceles de Lledoners, Puig de les Basses y Wad-Ras con una bandera negra con un aspa blanca y una estrella.

Lo cierto es que este nuevo símbolo secesionista es, en esencia, ‘nuevo’. El diseñador Jordi Avià y el presidente de la fundación Reeixida, Joan-Marc Passada, se lanzaron en 2014 a estudiar las enseñas que se usaron durante el Sitio de Barcelona en la Guerra de Sucesión, en 1714.

“En ese momento, nos dimos cuenta de que podíamos aportar nuestro granito de arena a la conmemoración del tricentenario de 1714 creando una nueva bandera”, contó Avià en El Plural. “Quisimos hacer una síntesis de la historia de 1714 y añadir una significación independentista”, agregó Joan-Marc Passada.

La cruz es la de Santa Eulalia, que llevaban los soldados austracistas en la Guerra de Sucesión y la estrella es la de la estelada

Bandera negra independentista. (Photo: CREATIVE COMMONS)
Bandera negra independentista. (Photo: CREATIVE COMMONS)

¿Y qué significan el aspa y la estrella? La cruz es la cruz de Santa Eulalia —patrona de Barcelona— que llevaban los soldados austracistas en la Guerra de Sucesión y la estrella es la de la estelada.

Y pese a que la bandera negra remite a un componente de lucha, los creadores de la enseña dejaron claro que no se trataba de una puesta por la violencia, sino por dejar claro que no hay marcha atrás en el proceso independentista catalán.

La guerra que sacudió las Españas, como firmaba Felipe V —el primer rey borbón—, entre 1701 y 1713, hasta la firma del Tratado de Utrecht, es uno de los mitos fundacionales del nacionalismo y del independentismo catalán. Ese conflicto, que se volvió internacional, dirimió la dinastía que ascendió al trono de España tras la muerte sin descendencia de Carlos II de Austria, el Hechizado.

Los independentistas sitúan en el sitio de Barcelona de los Borbones el momento en que España se adueñó de Cataluña

En la guerra combatieron l...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente