La hipocresía de TUDN y Fox Sports que le dio un golpe bajo a la Liga MX Femenil

·4 min de lectura
La Liga MX ha tenido un gran crecimiento desde 2017 a la fecha. (Jos Alvarez/Jam Media/Getty Images)
La Liga MX ha tenido un gran crecimiento desde 2017 a la fecha. (Jos Alvarez/Jam Media/Getty Images)

La Liga MX se puede ver de muchos modos, pero el reparto está muy lejos de ser justo. El ámbito más afectado es el del futbol femenil, pues sus partidos se verán relegados únicamente a las plataformas de streaming, particularmente Vix y Fox Sports Premium. La difusión se limita selectivamente. Mientras el futbol varonil, con los partidos de la Selección Mexicana al frente, goza de omnipotencia mediática, a la Liga MX Femenil se le cierran las puertas aun cuando sus méritos deportivos y comerciales van en ascenso.

El argumento de que el balompié femenil “no vende” se derrumba torneo tras torneo. Tan solo en la última final, disputada entre Rayadas y Tigres, 143 mil espectadores sintonizaron el encuentro de vuelta, cifra récord a nivel nacional. Y en 2018, apenas en el primer año de instauración del torneo femenil, se estableció la marca mundial de más asistentes a un partido, con 38 mil personas.

Pero ni el rigor de los números es suficiente para los apóstoles de la innovación. Como siempre, hay que ir detrás de los ejemplos más imitables. Si la Champions League y la Premier League apuestan el streaming, entonces el futbol mexicano no se tiene que quedar atrás. Vix y Fox Sports Premium son el nuevo síntoma de la roña que le pica a los directivos de la televisión deportiva mexicana.

Les importa promocionar lo que les queda. En el caso de TUDN, todavía pueden presumir de la Copa del Mundo y de la eterna gallina de los huevos de oro llamada Selección Mexicana. Fox Sports hace tiempo que se debate entre la vida y la muerte. Ambos titanes mediáticos encontraron en el futbol femenil el contenido perfecto para experimentar. Como nadie los obliga a rendir cuentas y su clientela les importa un bledo, se atribuyeron el derecho de cambiar la vía de transmisión del futbol femenil de un día para otro. Vix será gratis por unos meses (ese es el gancho que usan para llamar la atención), pero Fox Sports Premium se cargó todos los partidos que ya estaban programados, como bien explicó la futbolista Paola López Yrigoyen en Twitter.

La visión cortoplacista que prevalece en el futbol mexicano siempre limita la visión de los dueños del balón y, por extensión, de los dueños del micrófono. Hace mucho tiempo, cuando Sky apenas le quitaba uno o dos partidos a la televisión abierta, la dinámica era mucho más sencilla de entender. La afición veía más futbol que nunca y todos se beneficiaban de eso: el público que no tenía que pagar un centavo extra y los equipos, que gozaban de una difusión privilegiada.

Katty Martínez festeja un gol ante Toluca en el Apertura 2021. (Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)
Katty Martínez festeja un gol ante Toluca en el Apertura 2021. (Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)

No es tan complicado de entender: a mayor vías de difusión, mayor consumo. Pero los esfuerzos de los tomadores de decisiones están sustentados en su propia lógica: nunca han intentado que el futbol femenil sea un fenómeno masivo, pese a que tiene todas las condiciones para serlo. Las redes sociales y la televisión de paga han sido el espacio de entrada para el futbol femenil. Y la gente lo consume cada vez más. El problema no es la calidad del producto, porque las jugadoras muestran avances todo el tiempo aun con sueldos precarizados, sino la difusión que tanto se esfuerzan por negarle a un producto que ha dado todos los visos de poder competir a la par de cualquier contenido.

La brecha se hace más grande cuando los experimentos se llevan por delante los avances obtenidos hasta la fecha. ¿Por qué no premian a la fastuosa Liga MX y su lujo de violencia en estadios llevándola al streaming sin previo aviso? ¿Por qué utilizan al futbol femenil como laboratorio de fórmulas que todavía no tienen sustento? Porque aquí siempre se tienen que hacer las cosas al revés. Hay que decir que el futbol femenil no vende y por eso no se le otorga difusión, y cuando encuentra la difusión por mérito propio, entonces toca voltear el discurso para hacerlo encajar con la realidad imaginaria: van por streaming porque venden, porque su producto es un incentivo para que el aficionado desembolse más dinero. Y así es como el círculo vicioso de hipocresía se perpetúa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Lo terrorífico no es solo este asalto en CDMX, sino lo que hacen con las víctimas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente