Las hijas de Marisol: "Aunque no se lo cree y no es consciente, ha hecho feliz a mucha gente"

Margarita Lázaro
Celia Flores, Tamara Flores y María Esteve recogen el Goya de Marisol.

Pepa Flores, Marisol, ha cumplido con el guión. Estaba escrito que no iba a acudir a recoger el Goya de Honor 2020 y así ha sido.

La que fue la niña prodigio del cine español han mandado a sus hijas María Esteve y Celia Flores como representantes para recogerlo, aunque ellas no han seguido lo que decía el papel y han llamado a su hermana Tamara para que las acompañase en este emotivo momento. Probablemente uno de los más bonitos de la gala. 

Esteve, encargada de pronunciar el discurso de agradecimiento, ha sido muy breve. “Hace, como todos sabéis, más de 30 años que nuestra madre tomó la firme decisión de bajarse de los escenarios y apartarse de los focos y de los platós para siempre. Hoy, emocionada, contenta y superagradecida a la Academia, a los compañeros y a la cantidad de mensajes bonitos que ha recibido estos días, nos está viendo. No se está perdiendo ni un solo detalle delante de una televisión grande, en un lugar tranquilo”, ha dicho la hija de Pepa Flores, recordando la decisión que tomó su madre en 1984 al alejarse del mundo espectáculo. 

“Y hoy nosotras no nos podemos sentir más orgullosas de recoger este premio en su nombre. Porque aunque no se lo crea, y os prometo que no es consciente, ha hecho feliz a muchísimas personas con su trabajo a lo largo de su carrera”, ha seguido.

“Y por eso hoy solamente queremos decirte: ’Querida, mamá, que desde ese lugar en calma que has conseguido y que tanto te ha costado, esta profesión que te ha visto crecer te otorga este reconocimiento tan bonito. Disfrútalo, porque querida, Pepita, este Goya es para ti”, ha terminado Esteve entre aplausos y arropada por sus hermanas.

Las tres hijas de Pepa Flores se han mostrado muy emocionadas en este momento de la gala. Tamara, la más desconocida por no dedicarse al mundo...

Sigue leyendo en El HuffPost