Hezbolá envía combustible de Irán a Líbano, pese a las sanciones de Estados Unidos

·4 min de lectura

El grupo chiita Hezbolá, considerado terrorista por Estados Unidos, hizo llegar este jueves decenas de camiones con diésel provenientes de Irán a Líbano, país que enfrenta una profunda crisis energética. El envío se produce por encima de las sanciones impuestas por Washington a las exportaciones del crudo iraní, lo que podría generar nuevas tensiones.

Hezbolá lleva combustible de Irán al Líbano, a través de Siria, y muestra su influencia en la región.

El grupo, respaldado por el Gobierno iraní y considerado terrorista por Estados Unidos y otros países occidentales, ha retratado su movida como una victoria, al intervenir para suministrar combustible a Líbano, sumido en una crisis energética que ha paralizado a la nación.

El traslado por tierra viola las sanciones impuestas por Washington a las exportaciones de crudo iraní, luego de que en 2018 el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sacara a su país del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre la República Islámica y las potencias globales.

“Esto es algo muy grande para nosotros porque rompimos el asedio de Estados Unidos y países extranjeros (…) Estamos trabajando con la ayuda de Dios y de nuestra gran madre Irán”, afirmó Nabiha Idriss, una partidaria de Hezbolá reunida con otros ciudadanos para recibir al convoy que pasaba por la ciudad oriental libanesa de Al-Ain.

Los camiones con el combustible hicieron sonar sus bocinas al transitar, mientras algunos espectadores ondeaban la bandera de Hezbolá y lanzaban pétalos de flores al convoy.

"Gracias Irán, gracias Assad, gracias Siria", señalaba una pancarta, en referencia al polémico presidente sirio Bashar al-Assad.

Por su parte, el Gobierno libanés asegura que no fue consultado sobre el traslado de los carburantes. Además, una fuente de seguridad, citada por Reuters, indicó que los camiones cisterna pasaron por un cruce fronterizo no oficial.

Estados Unidos ha reiterado que siguen vigentes sus sanciones a las ventas de petróleo iraní. Sin embargo, no ha informado si está considerando tomar alguna medida con respecto a estas acciones de Hezbolá.

El grupo político chiita que cuenta con un brazo armado ha anunciado que donará combustible a las instituciones libanesas que lo necesiten, entre ellos hospitales y orfanatos administrados por el Gobierno. También venderá los carburantes a “un precio adecuado”, asegura, a sectores privados, como centros médicos, instalaciones de almacenamiento de elementos sanitarios y molinos harineros.

Hezbolá se muestra influyente en Líbano

Hezbolá, fundado por la Guardia Revolucionaria de Irán en 1982, marca con esta medida la expansión de su papel en Líbano. Allí, sus críticos han acusado durante mucho tiempo al grupo fuertemente armado de actuar como un Estado dentro del Estado libanés.

El movimiento chiita ha formado por años parte del sistema de Gobierno de Líbano, con ministros y miembros del Parlamento.

Y ahora intenta demostrar su intervención para solucionar uno de los problemas más críticos dentro de la amplia crisis libanesa.

La crisis energética es el resultado de un colapso financiero que estalló desde 2019, con el que la moneda local se hundió en un 90% y sumergió a más de las tres cuartas partes de la población en la pobreza.

Los suministros de combustible se han agotado debido a que el país no tiene una moneda suficientemente fuerte para cubrir incluso las importaciones vitales, lo que obliga a los servicios esenciales, entre ellos algunos hospitales, a reducir o cerrar sus operaciones. La situación ha generado numerosos incidentes de seguridad.

La emergencia es resultado de décadas de gasto derrochador por parte de un Estado plagado de corrupción, despilfarro y la forma insostenible en que se financiaba.

Aunque algunos países occidentales, encabezados por Francia, han prometido el desembolso de ayuda financiera para el país, la oferta está condicionada a que el Gobierno local promulgue reformas para combatir la arraigada corrupción.

Entretanto, Estados Unidos señala que para resolver en específico la escasez de combustible se utilice gas natural egipcio. Washington, un gran proveedor de ayuda humanitaria y militar a Líbano, sostiene que no es necesario el crudo iraní para aliviar la escasez de este recurso en el territorio libanés.

Por lo pronto, el líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, ha asegurado que hará un segundo envío de diésel, vía marítima, el cual llegará al puerto sirio de Baniyas en los próximos días. Un tercer y cuarto navíos transportarán respectivamente gasolina y fuelóleo, una fracción del petróleo que se obtiene como residuo en la destilación fraccionada.

Con Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente