Hasta una cadena de cafeterías te espía: así lo hacen y así lo utilizan

·4 min de lectura
Cómo una simple cadena de cafeterías puede usar tus datos para espiarte. Foto: Getty Images
Cómo una simple cadena de cafeterías puede usar tus datos para espiarte. Foto: Getty Images
  • Tim Hortons fue sometida a una investigación de dos años en Canadá

  • La app de pedidos registraba la ubicación de los usuarios sin permiso

  • Generaba un “evento” cada vez que los usuarios entraban en un competidor

No solo grandes empresas tecnológicas, como Facebook y Google, han recibido fuertes críticas últimamente por incurrir en violaciones a la privacidad y recopilar datos personales de sus usuarios. Esta semana, una cadena de cafeterías entró a la lista negra, bajo acusaciones de espiar y rastrear los movimientos de sus clientes, sin consentimiento.

Tim Hortons, una cadena internacional de cafeterías fundada hace casi seis décadas en Ontario, fue sometida a una investigación de dos años por parte de la Oficina del Comisionado para la Protección de la Privacidad de Canadá (OPC). Los resultados fueron más que inquietantes.

La compañía, con miles de locales en Canadá, cerca de 500 en Estados Unidos y presencia en México y España, estuvo meses registrando los movimientos de quienes descargaron su aplicación móvil de pedidos, “cada unos pocos minutos todos los días, incluso cuando no estaba abierta”, dice un informe de la OPC.

Según la investigación conjunta de autoridades federales y provinciales, se trata de una clara violación a las leyes de privacidad canadienses. Si bien la aplicación de Tim Hortons solicitó permiso para acceder a las funciones de geolocalización, “engañó a muchos usuarios, haciéndoles creer que solo se accedería a la información cuando la aplicación estuviera en uso”.

Cómo Tim Hortons sabe dónde duermes, trabajas y vas de vacaciones

“Nunca le habría ofrecido conscientemente la dirección de mi casa, el lugar donde trabajo y mis planes de vacaciones a Tim Hortons, pero la empresa se enteró de todos modos”, dice un artículo de James McLeod publicado en 2020 por el Financial Post.

Fue ese artículo, precisamente, lo que impulsó en gran parte los posteriores reclamos por una investigación oficial sobre el asunto. “Pasé meses revisando mis propios datos y es asombroso cuánto sabe la empresa sobre mí”, escribió McLeod en aquel momento.

El periodista dijo que la app tenía conocimiento sobre los movimientos que hizo desde su casa hasta su oficina, “pasando por un partido de los Blue Jays en el Rogers Centre, e incluso hasta Marruecos, donde viajé de vacaciones en junio pasado”.

También te puede interesar:

La aplicación de Tim Hortons resultó ser una herramienta de recopilación de datos perfecta de la compañía. Foto: Getty Images
La aplicación de Tim Hortons resultó ser una herramienta de recopilación de datos perfecta de la compañía. Foto: Getty Images

“La aplicación registró silenciosamente mis coordenadas y las transmitió a sus servidores corporativos. No me di cuenta hasta que vi mis coordenadas en una base de datos que la compañía me envió después de que hice una solicitud en virtud de la Ley de Protección de Información Personal y Documentos Electrónicos de Canadá (PIPEDA)”, contó McLeod.

Tim Hortons había registrado sus ubicaciones de longitud y latitud más de 2.700 veces en menos de cinco meses, y no solo cuando usaba la aplicación. Según la OPC, la app móvil generaba un “evento” cada vez que los usuarios entraban o salían de un competidor de Tim Hortons, de un recinto deportivo importante, o de su casa o lugar de trabajo.

¿Para qué se utilizaban los datos?

La cadena de cafeterías continuó recopilando grandes cantidades de datos de ubicación durante un año después de que aseguró dejar de lado los planes de publicidad dirigida. O sea, no tenía una necesidad legítima de hacerlo.

Alega que solo empleó datos de ubicación agregados de manera limitada para analizar las tendencias de los usuarios, por ejemplo, si cambiaban a otras cadenas de café y cómo modificaron sus rutinas durante la pandemia.

Tim Hortons dejó de rastrear a sus usuarios en 2020, después de que se inició la investigación, pero esa decisión no eliminó el riesgo de vigilancia. La investigación encontró que el contrato de Tim Hortons con un proveedor de servicios de ubicación de terceros en EEUU contenía “un lenguaje tan vago y permisivo que habría permitido a la empresa vender datos de geolocalización anónimos para sus propios fines”.

“Los datos de ubicación son muy confidenciales porque se pueden usar para inferir dónde viven y trabajan las personas, revelar viajes a clínicas médicas. Se pueden utilizar para hacer deducciones sobre creencias religiosas, preferencias sexuales, afiliaciones políticas y más”, advierte la agencia.

Después de ser abordada por las autoridades, la compañía acordó eliminar cualquier dato de localización restante y solicitar a sus proveedores de servicios externos que hagan lo mismo. También prometió un programa de gestión de privacidad más efectivo, así como comunicar con transparencia las prácticas relacionadas con cualquier otra aplicación que lance.

También te puede interesar | VIDEO: Perritos pintados, la atroz estafa para subir su precio y que puede matarlos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente