Harry Styles y el morbo que arrastra a Florence Pugh a la banalidad más insulsa

·9 min de lectura

El caso de Florence Pugh, 26, es digno de análisis. Una actriz en pleno ascenso profesional, solicitada por Hollywood, nominada al Óscar, con una amplia legión de fans pero que los dimes y diretes no dejan de meterla en un embrollo tras otro. Sin que ella lo pida, lo busque, provoque ni nada que se le parezca. Ha salido a defender su relación con Zach Braff, 47 (aunque a la hora de escribir este artículo ya es oficialmente su ex), porque sus propios fans lo acribillaban en redes sociales por algo tan banal como ser 21 años mayor que ella. Y no una, sino varias veces. Ha tenido que verse en la tesitura de tener que defender su cuerpo cuando los trogloditas de las redes empezaron a meterse con el tamaño de sus pechos por publicar una foto llevando un vestido de transparencias. Y ahora ha vuelto otra vez a pronunciarse y callar a todos aquellos que están convirtiendo su próxima película en morbo gratuito para el afán mediático. Y todo por Harry Styles.

Harry Styles como Jack y Florence Pugh como Alice en No te preocupes querida de New Line Cinema, un estreno de Warner Bros. Pictures (© 2022 Warner Bros. Entainment Inc. All rights reserved.)
Harry Styles como Jack y Florence Pugh como Alice en No te preocupes querida de New Line Cinema, un estreno de Warner Bros. Pictures (© 2022 Warner Bros. Entainment Inc. All rights reserved.)

Lo que está sucediendo en torno a No te preocupes querida parece salido de un capítulo del viejo programa de E!, True Hollywood Story: affaires en pleno rodaje, discordias entre mujeres y sexo. Mucho sexo y con la mayor estrella pop del momento acomodado en el centro. Solo que en este caso todo parte de habladurías y teorías virales que los fans han ido creando al desmenuzar cada palabra o reacción (o no reacción) de las estrellas del filme en redes sociales. Es decir, si Florence Pugh no le dio ‘like’ a una publicación de la directora Olivia Wilde, entonces es que no la traga. Si no promociona la película con el mismo ímpetu de otros proyectos es que está molesta con ella. Si no la menciona en una entrevista es que pretende hacerle sombra a propósito. Si Olivia Wilde no la celebra en redes con el mismo entusiasmo que a su novio, y compañero de reparto de Florence, Harry Styles, es que no se soportan.

Pero hay más. Según Showbiz Galore a Harry le habrían pagado $2.5 millones por su papel como secundario y a Florence $700.000 a pesar de ser la protagonista, echando más leña al fuego a las habladurías de la supuesta discordia. Y cuando ningún dato está confirmado. Vamos, una tontería más grande que otra.

Porque esto es, en resumidas cuentas, la sarta de rumores que rodean al esperado thriller dirigido por Olivia Wilde y que marca su segundo trabajo como cineasta después de la maravillosa Súper empollonas (2019). Rumores que generan infinidad de conversaciones en redes sociales y rellenan artículos de tabloides a lo largo del planeta ante el peso viral que acarrea el nombre de Harry Styles. Y todo esto por la cola que trajeron las candentes escenas sexuales entre Florence y Harry que se vieron en el primer tráiler. Escenas que despertaron el morbo global por ver al cantante dándolo todo en su segundo trabajo como actor, pero que están dejando a Florence y la labor de todos los implicados en un segundo plano que ha caído en el terreno de la banalidad más insulsa.

Y en eso Olivia Wilde podría tener algo de responsabilidad.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero primero, recapitulemos. No te preocupes querida marcó el inicio de la relación que actualmente mantienen Olivia Wilde y Harry Styles (ET Online). Allí se conocieron y dieron rienda suelta a su nuevo amor mientras la actriz y directora se separaba de Jason Sudeikis. En la historia del filme, Florence y Harry interpretan a un matrimonio de la década de 1950. Él es un empleado aplicado y ella una ama de casa, pero todo se complica cuando la esposa comienza a notar la sumisión de las mujeres que le rodean, haciéndose preguntas sobre el misterioso proyecto que desarrolla su marido, poniendo su vida en peligro. Y, como pudimos ver en el tráiler, no faltarán las escenas de sexo donde la pareja da rienda suelta a su pasión.

Desde el inicio del proyecto, Olivia Wilde habló abiertamente de su interés por dar protagonismo a la sexualidad femenina en la historia, preguntándose en una entrevista para Vogue “¿Por qué ya no se ve buen sexo en el cine?” Y meses más tarde, el tráiler nos hizo saber que la directora había respondido a su pregunta incluyendo una secuencia donde el personaje de Harry Styles practica sexo oral al rol de Florence Pugh. “Quiero que la audiencia se dé cuenta de lo raro que es ver [con frecuencia] el hambre femenino, y específicamente ese tipo de placer” sentenció en la entrevista.

Y el frenesí no tardó en apoderarse del mundo. Las redes hablaban de ello y una gran mayoría de titulares dieron protagonismo a dicha secuencia a pesar de tratarse de unos pocos segundos. En mi opinión, una consecuencia directa del morbo que persigue a la figura de Harry Styles como estrella del pop y fantasía del mundo en general. Porque vamos, no es la primera vez que el cine plasma sexo oral a lo largo de su historia. Pero la directora no tardó en hacerse eco de las reacciones, republicando los comentarios sobre la secuencia y, sobre todo, uno de una cuenta de Instagram llamada @clit.test que se dedica a celebrar cada reconocimiento que los medios le dan al clítoris como fuente de placer. Es más, celebró el trabajo de Harry Styles con una publicación en Instagram rindiéndole homenaje por haber aceptado un papel como secundario en una película liderada por mujeres. Algo que le valió unas cuantas críticas por dar a entender que su novio se merece una ronda de aplausos cuando, aunque sea una estrella del pop, solo tenía una película en su currículo como actor y Florence es actriz nominada al Óscar.

Desde entonces surgieron todos los rumores que apuntaba anteriormente y más. Hace unas semanas -cuando el hype por el estreno está in crescendo ante su premiere el próximo 5 de septiembre en el Festival de Venecia (donde se espera ver al trío ante las cámaras)- Page Six publicó que según una fuente cercana al proyecto, Florence Pugh no se sentía cómoda con la directora y su compañero ventilando su amor en el set y en plena separación de Olivia con Jason Sudeikis. Y entonces la red se percató de que Florence Pugh no había dado ‘like’ a la publicación del tráiler en la cuenta personal de Olivia Wilde, ni tampoco a otra entrada donde la directora celebraba su trabajo, pero sí había promocionado el mismo día el adelanto de otra película suya, el de Oppenheimer. Y el asunto se disparó elevando la teoría de una discordia entre ambas con Harry Styles cerrando el triángulo.

El mismo medio señaló que Florence celebró haber trabajado con Harry Styles, el trabajo de los decorados y hasta al equipo de maquillaje y peluquería durante un evento de Tiffany & Co. en Londres, pero que no dijo ninguna palabra sobre la directora. Como si fuera otra prueba más de las supuestas malas vibras entre ellas. Pero digo yo… ¿alguien le preguntó directamente por Olivia Wilde? Pues no.

Ahora, en una reciente entrevista para Harper’s Bazaar, la actriz habló de su rechazo hacia el interés que los fans le han dado a la película meramente por la escena sexual. “Que se reduzca a tus escenas de sexo, o a ver al hombre más famoso del mundo bajar sobre alguien, no es eso por lo que hacemos [cine]” dijo. “No es por eso que estoy en esta industria”.

Florence Pugh como Alice en 'No te preocupes querida' de New Line Cinema, un estreno de Warner Bros. Pictures (© 2022 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved.)
Florence Pugh como Alice en 'No te preocupes querida' de New Line Cinema, un estreno de Warner Bros. Pictures (© 2022 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved.)

Señaló que comprende que el público gravite hacia la conversación al tratarse de “la estrella de pop más famosa pop del mundo” pero que, en definitiva, no es el tema que ella va a discutir a la hora de promocionarla porque la película “es más grande y mejor que eso. Y la gente que la hizo es más grande y mejor que eso”. En mi opinión ha sido clara y rotunda. No quiere que su trabajo se reduzca a las escenas de sexo con la estrella pop porque su labor y talento valen, evidentemente, mucho más que algo tan superficial y que no hace más que alimentar el morbo en torno a la figura de Harry Styles, alimentando una conversación de pelas de gatas entre mujeres anticuada y absurda. Sin embargo, la gente ya está diciendo que sus palabras son una indirecta dirigida a Olivia Wilde por haber celebrado las reacciones a la escena de sexo del tráiler, aupando y validando la conversación.

Es probable que exista algo de eso al haber una clara diferenciación entre las intenciones de cada una a la hora de promocionar la película, pero personalmente me niego a reducir el asunto a una pelea entre dos mujeres inteligentes que eleva la figura de Styles como el hombre deseado en la discordia. Al contrario. Mi escepticismo me lleva a pensar que todo se reduce al tirón y morbo que genera el cantante. Sin más. Y en cierto modo hasta me da pena que la película se vea manchada por tanta habladuría banal. Porque desde su lanzamiento me pareció que el tráiler de No te preocupes querida nos presenta un thriller de lo más apetecible, con un misterio por descifrar y una interesante conversación feminista que entablar al salir del cine.

No obstante, no vamos a negar que a Olivia Wilde y a los responsables del filme les conviene esta conversación, porque generan un interés mayor de cara al estreno en salas el 23 de septiembre. Ver a Harry Styles en acción y las escenas entre los tres (Wilde también tiene un papel en la historia) añaden más leña al morbo mediático. Es una táctica de marketing del libro más antiguo de Hollywood. Al no pronunciarse y dejar que las habladurías tomen su curso, la conversación crece y el interés también. Y es que ninguno de los tres ha cerrado la puerta a los rumores de discordia cuando, si quisieran, con una publicación de Twitter o Instagram bastaría.

No me cabe ninguna duda que si fuera otro actor masculino esto no pasaría. Y creo que todo este circo de rumores constante son fruto de la repercusión morbosa de tener a la estrella pop que más fantasías provoca interpretando escenas de sexo. Al final es así. Somos así de básicos.

Más historias que te pueden interesar: