Hanna Jaff, la princesa mexicana que encontró un infierno en su cuento de hadas

·5 min de lectura
Hanna Jaff y Henry Roper-Curzon (captura de pantalla: YouTube)
Hanna Jaff y Henry Roper-Curzon (captura de pantalla: YouTube)

El nombre que está en boca de todos ahora mismo es el de Hanna Jazmín Jaff Bosdet, una joven mexicana que primero figuró en un polémico (y fallido) reality show de Netflix México, y después se convirtió en una princesita de cuento de hadas al casarse con un miembro de la realeza británica. Hasta que estalló la bomba de que se separa de Henry Roper-Curzon, en medio de escandalosos alegatos de racismo, violencia doméstica y maltrato emocional

¿Cómo es esto posible? ¿Qué pudo salir mal? — y, sobre todo, ¿quién es realmente Hanna Jaff y qué hay detrás de su historia?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hanna Jazmín nació el 4 de noviembre en 1986 en un exclusivo hospital de San Diego, California; por lo que tiene doble nacionalidad. Creció con su familia materna en Tijuana, Baja California, a unos minutos de su ciudad natal. 

Pertenece a una clase privilegiada y siempre tuvo todas las comodidades que el dinero puede proporcionar; además ella afirma con orgullo —lo dijo en el programa 'Made in Mexico', que causó muy mala impresión en México al transmitirse en 2018 y no se renovó— que tiene ancestros nobles ya que su primer apellido es de origen kurdo y pertenece a la tribu Jaff, por lo que es descendiente de Pashás y Visires del Imperio Otomano y su hogar ancestral es el Castillo de Sherwana, lo que la hace, más o menos, una princesa de verdad, mientras que por parte de su madre, es de ascendencia francesa, su bisabuelo fue Charles-Henri Bosdet, quien instaló el primer teléfono en México, a principios del siglo XX, para el presidente Porfirio Díaz.

Sería muy fácil pensar que Hanna es una "niña rica" como muchas otras, pero no: también ostenta diversos títulos de educación superior en prestigiadas y muy costosas universidades, ya que — según consta en su página oficial de Internet —ella estudió Psicología y Ciencias Políticas en la Universidad de California y posteriormente hizo una maestría en Artes en Harvard.

Asimismo, creó la Fundación Jaff por la Educación, la cual aseguró en una entrevista en el diario Reforma, ha beneficiado a más de 120,000 migrantes y refugiados de diversos países para aprender inglés y tener una nueva oportunidad en la vida: “A mi me encanta ayudar a los demás, por eso quise hacer el reality show", señaló en 2018 cuando salió al aire la polémica producción. "Yo desde un inicio dije: ‘Lo voy a hacer’ para inspirar a otros... He visto todo el mundo, he vivido en el Medio Oriente con mi papá, he estado en campos de refugiados. Soy una chica de la frontera. Yo la verdad busco mejorar el mundo, poniendo mi granito de arena”.

No obstante, y para ser honestos, en el programa consta que chocó con el resto del elenco, debido a su carácter soberbio y la distancia que marcó con sus compañeras, a las que consideraba inferiores a ella. La nota también la dio el 'júnior' Robby Checa, miembro del elenco, quien alegó que Hanna le propuso fingir un romance ante las cámaras como estrategia para figurar más, pero que él no aceptó, porque ella no le gustaba. A su vez, Jaff acusó a Checa de orquestar esa idea, y que fue ella quien lo rechazó, aunque estos dimes y diretes al final fueron irrelevantes ya que el programa no contó con el favor del público y sus pedantes protagonistas acabaron regresando al exclusivo territorio de las páginas de sociales.

Por su parte, a su prometido lo conoció en una "cita a ciegas" organizada en Londres por dos amigas comunes que los citaron en un museo y, ostensiblemente el flechazo fue instantáneo; además de que el linaje de Henry Roper-Curzon —descendiente de Enrique VII y de la reina María Estuardo de Escocia— ayudó mucho para cautivar a la joven fashionista y socialité; es hijo del Barón Teynham, quien a su vez es primo de Sarah Ferguson, la ex duquesa de York, madre de las princesas Beatrice y Eugene de York, quienes como todo el mundo sabe, son nietas de Isabel II y primas hermanas de los príncipes William y Harry.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Desde ese flechazo en verano de 2019, la pareja hizo todo lo posible por permanecer junta y viajaban constantemente, por lo mismo él pasó las fiestas Navideñas en México y en San Diego. Cuatro meses después de su primer encuentro, Henry le propuso matrimonio en los Alpes Suizos, frente a sus amigos y Hanna le dio el sí, aunque al principio, tal como lo contó a Reforma, estaba muy incómoda porque a ella no le gustaba el paraje, pero al ver el anillo de compromiso, cambió de opinión.

Los preparativos arrancaron y la boda civil tuvo lugar en la residencia oficial de la familia del novio, la mansión de Pylewell Park, que cuenta con más de sesenta habitaciones, y donde la pareja pasó algún tiempo recién casados. La boda religiosa, que se había planificado para tener lugar en Ciudad de México, se pospuso indefinidamente por la pandemia de COVID-19, aunque esto ya no fue posible, puesto que hace unos días la mexicana reveló que se separaba de su partidazo, tras presuntamente recibir agresiones verbales, violencia doméstica y racismo.

De acuerdo a sus declaraciones para la revista Quién, Hanna fue discriminada por su marido y sus suegros por su nacionalidad mexicana, aunque por sus venas corriera sangre imperial. Según lo dicho, durante los breves meses que duró el matrimonio, ellos pasaron mucho tiempo en México y Tijuana con la familia de ella, para protegerse de la pandemia, y que todo fue como una larga luna de miel, mostrándole a su entonces marido, las costumbres de México.

Sin embargo, y tristemente, todo cambió cuando ella regresó con Henry en noviembre de 2020 a Inglaterra, ya que, aseguró, hubo un cambio diametral en el carácter de su marido, ya que éste habría expresado menosprecio por sus raíces y se burló de sus costumbres, al tiempo que la familia del barón hizo lo mismo. Hanna habló sobre violencia doméstica y agresiones verbales, pero aún no hay confirmación oficial acerca de estas acusaciones, lo cierto es que Jaff ya puso tierra de por medio con su aún marido y que el divorcio se viene fuerte, y que lo que fuera el romance idílico de la primera princesa mexicana en la corte inglesa, tuvo un muy mal final.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Gwen Stefani muestra orgullosa las fotos de su boda

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente