París, irreconocible: cientos de estudiantes sin recursos hacen cola para recibir alimentos

La pandemia ha golpeado de forma virulenta a muchos sectores en casi todos los países del mundo. Evidentemente, aquellos grupos poblacionales que peor situación tenían antes de que el coronavirus trastocase el transcurso corriente de la vida lo están pasando peor, pero eso no significa que esta crisis no haya alcanzado a más gente.

En las últimas semanas se han podido ver largas colas de estudiantes para recibir alimentos gratuitamente en el Distrito XIII de París. El cierre de la hostelería y de muchas otras empresas en las que habitualmente la gente joven trabajaba a tiempo parcial para costearse sus gastos ha influido directamente en estos estudiantes que ahora se ven en serios apuros para llegar a fin de mes.

La asociación Linkee, que vela por el aprovechamiento de alimentos para que no se desperdicie comida que aún sirve, está doblegando esfuerzos para ayudar a unos jóvenes que se han visto en pocos meses en una situación de vulnerabilidad al tener que afrontar gastos fijos en una de las ciudades más caras de Europa sin tener ingresos.

En los últimos meses la demanda de estos paquetes de comida se ha duplicado y la organización reparte actualmente unos 500, dos veces por semana, los lunes y los jueves. Se trata de alimentos o platos cocinados que no llegan a venderse y los supermercados o empresas de catering ceden para que no acaben en la basura.

En total, unas cinco toneladas de comida que se reparten entre una juventud que en su mayoría estudia desde casa y que debe afrontar el pago del alquiler de una habitación que en algunos casos no les permite ni llenar debidamente la despensa.

Los operarios de la asociación también son estudiantes voluntarios que tratan de poner su granito de arena para paliar esta difícil situación. Consciente de estas circunstancias, el gobierno galo ha establecido desde hace pocos días que las comidas en los restaurantes universitarios pasen a costar un euro en lugar de 3,30 para aliviar a los jóvenes.