Haití: la policía detiene a 18 colombianos y dos estadounidenses por el asesinato del presidente Jovenel Moïse

·5 min de lectura
Soldado cerca de la residencia presidencial en Haití
Hubo un gran despliegue de las fuerzas de seguridad para encontrar a los autores del magnicidio en Haití.

Las fuerzas de seguridad de Haití desplegaron un amplio operativo para encontrar a los asesinos del presidente del país, Jovenel Moïse, quien murió a tiros en su residencia en la madrugada del miércoles.

Entre el jueves y el viernes, la Policía Nacional haitiana capturó a 20 de los 28 supuestos implicados en el magnicidio.

De los detenidos, las autoridades haitianas indicaron que 18 son colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano.

Otros tres colombianos fueron abatidos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según el balance oficial ofrecido por las autoridades este viernes.

Por su parte, la Policía Nacional de Colombia indicó que, con la última información disponible, se confirma que 15 de los detenidos son nacionales de su país y exintegrantes del Ejército.

En cuanto a los estadounidenses de origen haitiano, fueron identificados como James Solages, de 35 años, y Joseph Vincent, de 55.

Léon Charles, jefe de la Policía de Haití
El jefe de la Policía, Léon Charles, ha dado detalles sobre las detenciones.

Otros cinco miembros del comando que participaron en el asalto a la residencia de Moïse, presuntamente colombianos, están fugados y son buscados "activamente".

El director la Policía Nacional haitiana, Léon Charles, había informado el miércoles que tres agentes que habían sido secuestrados por los presuntos autores del magnicidio quedaron en libertad en el operativo policial en Puerto Príncipe.

Los presuntos asesinos fueron perseguidos hasta una casa cerca de la escena del crimen en Pétionville, un suburbio del norte de la capital, Puerto Príncipe.

"Tenemos los autores físicos, ahora estamos buscando a los autores intelectuales", dijo Charles.

Inicialmente, las autoridades haitianas indicaron que los atacantes eran "extranjeros que hablan español e inglés", pero no aportaron datos sobre su nacionalidad o identidad. En Haití se habla francés y creole.

Tensión entre los ciudadanos

Jovenel Moïse, de perfil
Jovenel Moïse tenía 53 años.

Una multitud de haitianos se reunió el jueves en las inmediaciones de donde se desarrollaba la operación policial, y algunos prendieron fuego a los autos de los sospechosos y a la casa donde se habían refugiado, según reportaron medios locales.

Charles explicó que la población local había ayudado a la policía a localizar a los presuntos magnicidas, aunque les pidió que no se tomaran la justicia por su mano ante el reclamo de linchamiento que hacían desde la multitud.

"¡Quémalos!", gritaban algunos de las cientos de personas que se reunieron frente a la comisaría donde se encontraban detenidos los sospechosos.

Fuerzas de seguridad desplegadas en la capital de Haití, Puerto Príncipe
La policía detuvo a dos sospechosos del ataque contra el presidente Moïse.

El primer ministro interino Claude Joseph subrayó que la situación de seguridad del país está "bajo control" y explicó que, tras realizarse el informe forense de la muerte, el cadáver del presidente fue trasladado a una morgue en la capital.

En relación al estado de salud de la primera dama, Martine Moïse, también herida en el ataque, Joseph afirmó que se encuentra "fuera de peligro", después de haber sido trasladada a un hospital de Miami, Estados Unidos.

Contacto con Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, condenó el "atroz asesinato" y ofreció sus condolencias al pueblo de Haití.

"Estamos listos para ayudar mientras continuamos trabajando por un Haití seguro", dijo.

El primer ministro haitiano señaló que mantuvo una conversación telefónica con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, con el que habló sobre la situación política del país.

El Departamento de Estado reafirmó este jueves que estaba en contacto regular con funcionarios haitianos, incluidas las autoridades de investigación, para discutir cómo Estados Unidos podría brindar asistencia.

Claude Joseph
El primer ministro interino, Claude Joseph, asumió el gobierno tras el asesinato del presidente.

En concreto, hablaron de la organización de las elecciones presidenciales y legislativas, previstas para el próximo 26 de septiembre, y sobre la oposición.

"Afortunadamente, muchos sectores en la oposición condenaron el asesinato", expuso Joseph, que horas antes había pedido expresamente a la oposición sumarse a la repulsa del magnicidio.

Las autoridades estadounidenses negaron con rotundidad que la DEA (la agencia antidrogas de ese país) tuviera vínculo alguno con el crimen.

Qué pasó

El ataque contra Moïse y su esposa se produjo alrededor de la 01:00 hora local (05:00 GMT) del miércoles, cuando un grupo de individuos no identificados accedió al domicilio del presidente en el barrio Pétionville de Puerto Príncipe, la capital haitiana.

Un mapa de Puerto Príncipe
Un mapa de Puerto Príncipe

El primer ministro interino tomó el control de la nación y urgió a su pueblo a mantener la calma, declarando que se tomaron "todas las medidas para garantizar la continuidad del Estado".

Además, Joseph calificó el ataque como "un acto inhumano, bárbaro y atroz".

República Dominicana, vecino territorial, ordenó el "cierre inmediato" de sus fronteras con Haití y reforzó la vigilancia de la zona.

La Organización de Estados Americanos (OEA) llamó a realizar una "rápida investigación internacional".

Mandato turbulento

Jovenel Moïse, de 53 años, asumió el poder en febrero de 2017, cuando reemplazó a Michel Martelly.

El mandato de Moïse fue turbulento. Enfrentaba acusaciones de corrupción y fue desafiado por oleadas de protestas antigubernamentales a menudo violentas.

A comienzos de año, varias manifestaciones sacudieron la capital y otras ciudades, donde multitudes pidieron su dimisión.

Hombre protestando en Puerto Príncipe, Haití, en febrero de 2021.
Haití lleva años azotado por la inestabilidad política, la pobreza y la violencia.

El ataque en el que resultó muerto se produjo a solo dos meses de las elecciones presidenciales.

Se trata de unos comicios en los que Moïse no podía ser candidato.

La inestabilidad política crónica y los desastres naturales han dejado a Haití como uno de los países más pobres de América Latina.

Es la nación de la región que más gobiernos ha tenido en menos tiempo desde fines del siglo XX.

El país caribeño sufre, además, un incremento de violencia por parte de bandas criminales, secuestros y un deterioro de estándares de vida donde casi el 60% de la población vive bajo el umbral de la pobreza.

En 2010, un terremoto mató a 200.000 personas y causó daños extensos a la infraestructura y economía.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente