'Hackers' norcoreanos intentaron robar tecnología sobre la vacuna de Pfizer, según agencia Yonhap

Sangmi Cha y Josh Smith
·1 min de lectura
FOTO DE ARCHIVO-Varias jeringas llenas con una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 preparadas para ser administradas en el CHIREC Delta Hospital de Bruselas, Bélgica.

Por Sangmi Cha y Josh Smith

SEÚL, 16 feb (Reuters) - Corea del Norte ha intentado robar la tecnología de la vacuna de COVID-19 de Pfizer Inc mediante un ataque informático a sus sistemas, según el Servicio Nacional de Inteligencia de Corea del Sur (NIS, por sus siglas en inglés), informó el martes la agencia de noticias Yonhap.

Yonhap no informó sobre cuándo se produjo el supuesto ataque ni si tuvo éxito.

Las oficinas de Pfizer en Asia y Corea del Sur no hicieron comentarios al respecto.

El año pasado, presuntos piratas informáticos norcoreanos intentaron entrar en al menos nueve empresas vinculadas al sector de la salud, entre ellas Johnson & Johnson, Novavax Inc y AstraZeneca.

La agencia de inteligencia de Corea del Sur dijo que había frustrado los intentos de Corea del Norte de acceder a los sistemas de las empresas surcoreanas que desarrollan vacunas contra el coronavirus.

El espionaje digital contra organismos sanitarios, científicos especializados en vacunas y fabricantes de medicamentos se ha intensificado durante la pandemia, con los intentos de grupos de piratas informáticos respaldados por el Estado por obtener las últimas investigaciones e información sobre el brote.

A menudo se acusa a Corea del Norte de recurrir a un ejército de piratas informáticos para llenar las arcas del gobierno, que se encuentra en dificultades, ante las sanciones internacionales que prohíben la mayor parte del comercio internacional con el país.

Los expertos en salud han dicho que los piratas informáticos del país pueden estar más interesados en vender los datos de las vacunas robadas que en utilizarlos para desarrollar una vacuna propia.

(Información de Sangmi Cha; editado por Alex Richardson y Simon Cameron-Moore; traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)