Hace justo un siglo que una mujer ocupó por primera vez en la historia un cargo político en un gobierno

Alfred López
Aleksandra Kolontái (en el círculo rojo junto a Lenin) fue la primera mujer de la historia que ocupó un importante puesto político en un gobierno (imagen vía Wikimedia commons)
Aleksandra Kolontái (en el círculo rojo junto a Lenin) fue la primera mujer de la historia que ocupó un importante puesto político en un gobierno (imagen vía Wikimedia commons)

No fue hasta la creación del ‘Consejo de Comisarios del Pueblo’, tras el estallido de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia (que acabó convirtiéndose cinco años después en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) cuando una mujer ocupó por primera vez en la historia un cargo de responsabilidad política en el gobierno de una nación.

Hasta entonces todas las mujeres que habían ‘mandado’ en la historia lo habían hecho no desde la perspectiva política sino por el hecho de ser reinas (o cualquiera de sus cargos análogos) tras heredar el trono o haber contraído matrimonio con algún rey o aspirante l mismo.

El mencionado Consejo de Comisarios del Pueblo (conocido popularmente como ‘Sovnarkom’) sustituyó al gobierno provisional ruso (creado en febrero de aquel mismo año tras la revolución que hizo abdicar al zar) y estuvo presidido por Vladimir Lenin, quien confeccionó un equipo de gobierno compuesto por una quincena de bolcheviques y en el que destacaba un nombre: Aleksandra Kolontái, quien, a los 45 años de edad, ocupó el cargo de consejera (ministra) del ‘Comisariado del Pueblo para el Bienestar Social’, convirtiéndose en la primera mujer de la historia en ostentar un cargo político en un gobierno.

[Te puede interesar leer: El día que las mujeres votaron por primera vez en España]

Aleksandra Kolontái tenía una sólida formación académica, pues había recibido los mejores estudios durante su juventud debido a que pertenecía a una aristocrática rusa (su padre era un importante general al servicio del zar).

Hace justo un siglo Aleksandra Kolontái (en 1917) fue la primera mujer de la historia que ocupó un cargo político en un gobierno (imagen vía Wikimedia commons)
Hace justo un siglo Aleksandra Kolontái (en 1917) fue la primera mujer de la historia que ocupó un cargo político en un gobierno (imagen vía Wikimedia commons)

A pesar de haber crecido en un selecto ambiente rodeada de la flor y nata de la Rusia Imperial, recién cumplidos los 24 años empezó a interesarse por la política y decidió abandonar a su marido e hijo (se había casado en 1891, cinco años antes) y dedicar su vida al socialismo.

Escribió numerosos artículos, participó activamente en manifestaciones y formó parte del grupo que décadas después liderarían la revolución bolchevique, de ahí que Lenin la nombrase consejera de Bienestar Social; un cargo en el que estuvo marzo de 1918, momento en el que hubo una división en el gobierno y surgieron varios grupos políticos postrevolucionarios.

Pero durante el medio año que ejerció como ministra fue una de las que más trabajó y luchó por conseguir la igualdad social. Muchas de las leyes a favor de los derechos y libertades de las mujeres que se aplicaron fueron obra de ella. También consiguió que se aplicase el sufragio universal en Rusia, se aprobaran leyes a favor del divorcio y el aborto e incluso creó varios hogares refugio para los más necesitados en algunas antiguas iglesias ortodoxas. Esto último le costó una feroz crítica por parte de un gran número de ciudadanos que se sentían profundamente religiosos.

[Te puede interesar leer: Federica Montseny, la ministra que en 1936 se atrevió a despenalizar el aborto en España]

También tuvo que lidiar con la oposición de un gran número de funcionarios de su ministerio que se negaban a trabajar bajo las órdenes de una mujer. Una mujer que se convirtió en una de las que más poder tenían en la Rusia revolucionaria.

Entre sus proyectos de cambio y mejora estaba el de acabar con la institución del matrimonio, tal y como estaba establecida y abogaba por el amor libre y sin ataduras. También legisló sobre la maternidad y la libertad de poder ser madre sin tener que estar casada (esto le costó duras críticas de sectores conservadores, que la acusaron de libertina y que decían que a partir de entonces las niñas de doce años podrían tener hijos, algo totalmente alejado a lo que Aleksandra Kolontái pretendía).

El ministerio que dirigía también debía ocuparse de los cientos de miles de soldados rusos que habían quedado lisiados a consecuencia de la Primera Guerra Mundial. Creo un sistema de pensiones y abrió asilos para ancianos y niños sin hogar.

[Te puede interesar leer: El día que en la Unión Soviética fusilaron a Dios]

Una de las anécdotas personales de Aleksandra Kolontái durante el tiempo que ocupó el cargo de Comisaria del Pueblo de Bienestar Social fue cuando tras un arrebato de pasión que sintió por el militar revolucionario Pável Dybenko, desapareció de su puesto de trabajo durante diez días (en los que vivió un apasionado romance) y a su regreso fue sancionada por Lenin (a petición de sus camaradas de partido).

El castigo impuesto por el presidente del Sovnarkom fue obligarla a casarse con su amante (como he explicado párrafos más arriba, ella era totalmente contraria al matrimonio y abogaba por la desaparición de éste como institución). No le quedó más remedio que contraer matrimonio con Pável Dybenko, aunque la pareja tan solo duró unos pocos meses.

Tras abandonar el cargo de Comisaria del Pueblo en el Sovnarkom se dedicó a luchar por el feminismo e igualdad de género, aunque se ganó un gran número de enemigos (todos ellos hombres, evidentemente) que no veían con buenos ojos su activismo.

Por tal motivo Lenin decidió enviarla durante un tiempo lejos de Moscú, ya que Aleksandra Kolontái se había ganado numerosos enemigos (no solo dentro del aparato bolchevique, sino entre la ciudadanía menos progresista). En 1922 fue a parar como adjunta en la recién creada Embajada de la URSS en Noruega y un año después, tras la baja voluntaria del titular de la diplomacia rusa fue nombrada embajadora (hasta 1925, después ocuparía el mismo cargo en México, 1925-27, de nuevo Noruega, 1927-30, y finalmente Suecia, 1930-1945).

Aleksandra Kolontái en su despacho de Estocolmo cuando era Embajadora de la URSS en Suecia (imagen vía Wikimedia commons)
Aleksandra Kolontái en su despacho de Estocolmo cuando era Embajadora de la URSS en Suecia (imagen vía Wikimedia commons)

Cabe destacar que muchas son las fuentes que indican que Aleksandra Kolontái fue la primera mujer de la historia en ser nombrada embajadora, pero este es un dato erróneo. En realidad fue la segunda mujer en serlo ya que la primera fue Diana Abgar quien ocupó el cargo de Embajadora de Armenia en Japón entre 1918 y 1920.

Aleksandra Kolontái se jubiló en 1945, a los 73 años de edad, retirándose a vivir a Moscú donde falleció siete años después.

Fuentes de consulta e imágenes: marxists.org / spartacus-educational / mujeresenlahistoria / Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: El niño soviético que delató a su padre y se convirtió en un héroe de la URSS]