Los habitantes de Wuhan dudan de las cifras oficiales de coronavirus: podría haber más de 40.000 muertos

Javier Taeño
·4 min de lectura

Mientras que el continente europeo lucha por evitar la propagación del coronavirus con sus medidas de confinamiento, China empieza a dejar atrás la pandemia y a recuperar la normalidad. También la ciudad de Wuhan, epicentro del brote, donde sus ciudadanos empiezan a salir a la calle y a abrir sus comercios, tras más de dos meses de aislamiento. El gigante asiático parece haber superado exitosamente el brote, pero hay muchas dudas sobre el número de fallecidos.

A día 31 de marzo, China ha reportado 3.313 víctimas mortales, de las que una inmensa mayoría (más de 2.500) se han producido en Wuhan, según la información oficial del Gobierno, pero los datos sobre urnas y cremaciones en la ciudad sugieren que la cifra puede ser mucho más elevada, llegando incluso a situarse por encima de los 40.000.

El número de víctimas en Wuhan podría ser más alto que el oficial (Photo by Kevin Frayer/Getty Images)
El número de víctimas en Wuhan podría ser más alto que el oficial (Photo by Kevin Frayer/Getty Images)

Tal y como cuenta Bloomberg, hace unos días la ciudad abrió las puertas de sus ocho funerarias para que sus habitantes pudieran recoger las cenizas de sus seres queridos. Y desde el primer momento las larguísimas colas que se formaron llevaron a pensar que quizás el número de víctimas fuera más elevado que el oficial.

Uno de los medios privados del país, la revista Caixin, ha querido cuantificarlo y ha mostrado la imagen de un camión en una de las funerarias transportando 2.500 urnas en un día y otras tantas al día siguiente. Además, también han mostrado otras 3.500 en el interior de uno de los complejos, aunque no han podido determinar si se encontraban vacías o si estaban preparadas para ser entregadas a los familiares.

La publicación señala que la saturación de los hospitales durante la pandemia provocó que hubiera muertos con síntomas de COVID-19 que no llegaron a hacerse la prueba, por lo que no cuentan en las cifras oficiales. Además, también habría un gran número de fallecidos por otras afecciones que no habrían sido tratados por el colapso de los centros ante el gran número de casos de coronavirus en la región.

Los datos de la polémica

Hay algunos datos que apoyan estas informaciones. Uno de ellos es que en el cuarto trimestre del 2019 (de octubre a diciembre ambos incluidos) hubo un repunte de las cremaciones en Wuhan. Concretamente se produjeron 56.007, 1.583 más que en 2018 y 2.231 más que en 2017, según la Agencia de Asuntos Civiles china.

Conviene recordar que los primeros casos se remontan a mediados de noviembre, pero las autoridades chinas intentaron silenciar el brote durante semanas. Finalmente, cuando se empezaron a tomar medidas a finales de diciembre, el número de infectados era mucho mayor. Así, parece que el coronavirus ya empezó a causar víctimas a finales de año sin que estas figuren en los datos oficiales.

Otro dato a tener en cuenta es que las estimaciones hablan de que las funerarias van a estar entregando urnas entre el 23 de marzo y el 5 de abril a razón de al menos 500 diarias, por lo que la cifra oficial de algo más de 2.500 muertes se quedaría muy corta.

Los habitantes de Wuhan empiezan a recuperar la normalidad (Photo by Getty Images)
Los habitantes de Wuhan empiezan a recuperar la normalidad (Photo by Getty Images)

Actualmente, las funerarias están trabajando a pleno rendimiento y en las redes sociales chinas han analizado la capacidad que tienen estos centros. El resultado es que el número de víctimas se situaría por encima de las 40.000.

Bloomberg se ha puesto en contacto con las ocho funerarias con el objetivo de arrojar un poco de luz sobre este exceso de urnas, pero no ha sacado mucho en claro. Seis de ellas han reconocido no tener información sobre los datos o no tener autorización para revelarlos, mientras que las dos restantes no han querido hacer declaraciones.

Además, un senador republicano de Estados Unidos ha denunciado que Wuhan ha solicitado más urnas que el total de fallecidos en todo el país, lo que aumenta la suspicacia.

El hermetismo del Gobierno en varios momentos de esta crisis tampoco ayuda a arrojar luz sobre los datos. Hay que recordar también que las autoridades de Wuhan cambiaron hasta seis veces la manera de contar los fallecidos por la enfermedad, dejando fuera a algunos que tenían patologías previas. Está por ver si China responde a todas estas cuestiones o si por el contrario mantiene silencio como es habitual.

Más historias que te pueden interesar: