Habitantes de las costas inglesas, enfrentados a la creciente llegada de inmigrantes

·3 min de lectura

La tranquilidad de las playas de Dungeness, en el sureste de Inglaterra, no suele verse alterada en esta época del año. Pero el lunes, Alan Purchase vio por su ventana a una decena de migrantes que huía tierra adentro tras cruzar el Canal de la Mancha.

"Fue un poco intimidante", dice a la AFP este anticuario jubilado de 66 años, en esta localidad situada unos 40 km al suroeste del gran puerto de Dover y separada de las costas de Francia por solo unos 50 km de mar.

Purchase alertó inmediatamente a los servicios de emergencia tras ver al grupo de jóvenes migrantes alejarse a toda prisa de la playa, dejando por el camino algunas de sus pertenencias en unos jardines.

Formaban parte de las 785 personas que llegaron ilegalmente al Reino Unido el lunes tras realizar un peligroso viaje a través de una de las rutas marítimas más transitadas del planeta, acercándose al récord de 828 llegadas en un solo día registrado en agosto.

Tras registrarse en los últimos meses un flujo sin precedentes de migrantes, el regreso del buen tiempo en alta mar está propiciando una nueva ola, que ha elevado a más de 14.000 el número de llegadas a bordo de pequeñas embarcaciones desde principios de año, según la agencia de noticias británica PA, mucho más que las 8.000 registradas en todo 2020.

- Embarcaciones más grandes -

En Dungeness, localidad conocida por su vieja central nuclear y sus grandes extensiones de playas de guijarros que la han convertido en un paraíso para los amantes de la naturaleza, la visión de policías y aduaneros oteando el horizonte desde la playa o patrullando el litoral se ha convertido en algo habitual.

"Nunca antes había visto algo así", reconoce Purchase.

"Está empeorando. Lo he visto varias veces recientemente: barcos en la playa, gente huyendo", describe Matt Briffit, un trabajador de la construcción de 27 años. "Creo que el gobierno debería hacer algo, pero no lo hace", afirma abogando por recurrir a la intervención del ejército si es necesario.

Aunque las llegadas a las cercanas playas a Dover son habituales ya desde hace años, lo que sorprende ahora es su gran número y mayor tamaño de las embarcaciones neumáticas que utilizan los traficantes de personas.

En una carta dirigida a su homóloga británica Priti Patel, el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, señaló que los traficantes están utilizando embarcaciones más grandes con capacidad para hasta 65 personas, en lugar de las pequeñas barcas que transportaban a unas 15 personas en 2019 y 2020.

El primer ministro, Boris Johnson, cuyo gobierno convirtió el control de la inmigración en una prioridad tras el Brexit, aseguró el miércoles ante los diputados que hará todo lo posible para frenar los cruces.

- Brexit e inmigración -

El líder conservador británico volvió a lanzar la pelota al campo de los franceses, a los que Londres lleva tiempo pidiendo que redoblen sus esfuerzos para evitar estas travesías.

Según la prensa británica, su gobierno quiere ahora devolver los barcos a las aguas francesas y ha amenazado con retener los fondos prometidos a Francia para incrementar la vigilancia de sus costas.

En Dungeness, muchos comparten esta impresión de que a Francia le falta buena voluntad para actuar.

"Evidentemente que no ayudan, solo quieren quitárselos de encima", dice un vecino sexagenario refiriéndose a los migrantes irregulares.

Y aunque siente "simpatía" por algunas de las personas que solicitan asilo en el Reino Unido, el anticuario jubilado cree que su país es poco estricto en lo que respecta a la inmigración.

"Con el Brexit, se suponía que íbamos a tener fronteras más duras: eso es lo que la mayoría de la gente votó" en el referéndum de 2016 sobre la pertenencia británica a la Unión Europea, que el Reino Unido abandonó más de cuatro años después, subraya Purchase sin ocultar su decepción.

jj-acc/mar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente