La Habana vive un verano sofocante por los cortes de electricidad para ahorrar energía

·2 min de lectura

La Habana está soportando el calor sofocante del verano, sin electricidad.

Este lunes Cuba puso en marcha apagones programados en la capital de casi dos millones de habitantes, como medida de ahorro de combustible y apoyar a otras provincias del país donde ya se producen interrupciones desde hace meses.

"Los cortes de electricidad han empezado hoy. Cortando la electricidad durante el día, durante cuatro o cinco horas, podemos arreglárnoslas, pero por la noche no sé", explicó una de las habitantes de la capital.

En verano, la situación de escasez de electricidad y combustible siempre es crítica, pues el consumo se dispara. Pero la falta de petróleo y sus costes internacionales ha vuelto esta temporada todavía más compleja.

"Aunque me sienta mal, no puedo acostarme en la cama; tengo que salir a respirar porque no es fácil aquí dentro de la casa sin electricidad", dijo otra mujer.

Según el Gobierno, los problemas se deben en parte a roturas en las plantas, el déficit de combustible para la generación y los mantenimientos programados.

"La reserva con la que está trabajando el sistema eléctrico en este momento sigue siendo baja. Por lo tanto, existe la probabilidad de que el servicio eléctrico se vea afectado, pero en mucha menor medida que a principios de junio", declaró Lázaro Guerra, director técnico de la Unión Eléctrica de Cuba.

Un sistema antiguo

El Gobierno ha reconocido que el problema está generando una fuerte irritación social, y admitió que la situación energética de la isla no se solucionará en el corto plazo.

Cuba tiene 13 plantas de producción de energía, de las cuales ocho son termoeléctricas tradicionales. La mitad de la generación eléctrica corresponde a estas grandes centrales termoeléctricas en tierra -que se abastecen con combustible nacional altamente cargado de azufre, por lo que se producen constantes averías-.

El resto de la otra mitad se abastece de electricidad mediante generadores que requieren combustible importado.

Las averías o los cierres por reparación han afectado a gran parte de las ocho centrales termoeléctricas (CTE) terrestres del país. En un buen número de ellas están cercanas a cumplir su expectativa de vida máxima.

Además, desde finales de 2021 la isla ha recurrido a cinco centrales flotantes alquiladas a una empresa turca para dar apoyo al anticuado sistema de producción eléctrica. Sólo el 6% de la electricidad se obtiene de fuentes renovables.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente