"Gymtimidation", el miedo que mantiene a muchos lejos del gimnasio

Gey Cisneros

Vivimos en una sociedad que cada vez exige más de las personas: un trabajo bien remunerado, una familia perfecta y en muchas ocasiones hasta un cuerpo como el de las celebridades.

REUTERS/Loriene Perera
REUTERS/Loriene Perera

Este último requerimiento convive dentro de uno de los problemas que ha sido analizado en un reciente estudio: la “gymtimidation”, que no es más que el miedo que se siente por la idea de hacer ejercicios en un gimnasio a la vista de todos. Vale acotar que esa sensación también ha sido experimentada por quienes han decidido correr en lugar de comenzar una rutina de ejercicios en interiores.

De acuerdo a Fox News, esta investigación que incluyó a 2,000 estadounidenses arrojó datos alarmantes como el hecho de que un 50% considera que hacer ejercicios en un gimnasio podría ser “algo desalentador”, mientras que otro 31% asegura haber sentido ansiedad por haber pensado en ponerse en forma.

Foto: NetDoctor

Otros detalles que ha reflejado la investigación es que las personas pueden sentirse intimidadas cuando están ejercitándose cerca de alguien con un buen físico (32%), cuando están frente al sexo opuesto (17%) o mientras están realizando su rutina general (15%).

Al menos uno de cada dos estadounidenses se siente intimidado en el gimnasio, lo que incluye el sentirse estancados con las mismas rutinas y no conocer cuáles son las mejores opciones de acuerdo a su organismo.

Este estudio también ha reavivado el debate sobre el pavor que sienten algunas a ser ridiculizadas en las redes sociales si alguien les toma una foto mientras están en el gimnasio. Este sensible tema ha sido analizado durante años porque también es una forma de bullying o acoso.

Según la página web stopbullying.gov, la mayoría de estas dañinas burlas suceden en plataformas como Facebook, Twitter, Snapchat e Instagram, aunque no se descartan los mensajes de texto como otra forma más personal de ridiculizar a las personas.

Algunas de las personas que se sienten intimidadas cuando acuden al gimnasio concuerdan en que han sentido que las demás miradas están fijas en ellas, sobre todo en el momento en que se enfrentan a una máquina o durante la realización de la propia rutina.

¿Qué hacer en estos casos? Los expertos recomiendan concentrarse en los ejercicios y disfrutar del momento. Sin embargo, cuando el caso ha pasado a mayores y existe una prueba contundente de que ha habido bullying, es necesario que la persona afectada hable con el personal del gimnasio.

Si la burla se ha vuelto pública en las redes sociales, entonces la víctima podrá pedirle a los propietarios de las páginas que retiren su imagen y también podrá buscar ayuda en cientos de organizaciones que trabajan para combatir esta tendencia que ha provocado el suicidio de muchas personas, con una alta incidencia en los adolescentes.

Otros consejos que recomiendan los expertos al momento de asistir al gimnasio es definir qué tipo de ambiente sería el ideal: podría ir desde una clase de yoga hasta una de zumba. Asimismo, se recomienda que se investigue el lugar escogido y conozca qué puede esperar, y que valore la opción de ir solo o acompañado.

Durante los últimos años algunas historias sobre gymtimidation han salido a la luz. Uno de los casos que se volvió viral en el 2016 fue el de la exactriz porno Dani Mathers, quien posteó una foto en su cuenta de Snapchat en la que aparecía una mujer de unos 70 años desnuda en uno de los vestuarios del gimnasio LA Fitness en California.

Mathers, que enfrentó una investigación penal, apareció en la misma selfie en un primer plano, dejando todo el espacio de fondo para exponer a la mujer. “Si no puedo no ver esto, entonces ustedes tampoco”, escribió en la historia que causó un gran revuelo en las redes sociales, donde los usuarios la acusaron y criticaron.

Como consecuencia LA Fitness suspendió su membresía y le prohibió el acceso a sus clubes, y la cadena de radio para la que trabajaba, KLOS, en Los Ángeles, la despidió.