Guterres pide a los líderes mundiales actuar contra el cambio climático para "dejar de cavar nuestra propia tumba"

·3 min de lectura
El primer ministro británico, Boris Johnson, y el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, saludan al presidente estadounidense, Joe Biden, durante las llegadas a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Photo: Christopher Furlong POOL via REUTERS)
El primer ministro británico, Boris Johnson, y el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, saludan al presidente estadounidense, Joe Biden, durante las llegadas a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Photo: Christopher Furlong POOL via REUTERS)

Más que un toque de atención, el tono ha sido el de la última alerta. La última esperanza del planeta. La Cumbre Climática de Glasgow ha arrancado este lunes con la llegada e intervenciones de algunos de los principales líderes mundiales que han hecho una llamada a actuar de inmediato.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido a la comunidad internacional que se comprometa a recortar las emisiones de CO2 en al menos un 45% para 2030 para evitar “cavar nuestra propia tumba”

Basta de tratar a la naturaleza como una letrinaAntónio Guterres, secretario general de la ONU

“Es el momento de decir basta. Basta de brutalizar la biodiversidad, basta de matarnos a nosotros mismos con carbono, basta de tratar a la naturaleza como una letrina (...) y de cavar nuestra propia tumba”, ha expresado Guterres durante la ceremonia de inauguración de la cumbre de líderes de la COP26 en la ciudad escocesa de Glasgow.

El objetivo de 1,5 grados centígrados

El máximo responsable de Naciones Unidas agregó que la cumbre climática debe servir para “mantener vivo el objetivo de 1,5 grados” y “recortar las emisiones un 45 % para 2030″. A este objetivo le acompaña el compromiso reiterado de invertir más de 100 billones de dólares para lograr el reto, un pacto adoptado en el Acuerdo de París.

Guterres llamó a acabar con “nuestra adicción a los combustibles fósiles, que está llevando a la humanidad al límite” y subrayó que “los recientes anuncios climáticos pueden dar la impresión de que estamos dándole la vuelta”, pero “esto es una ilusión” ya que el planeta se dirige hacia un aumento de las temperaturas de 2,7 ºC a final de siglo.

“Aunque las recientes promesas sean reales y creíbles, y hay serias dudas sobre algunas de ellas, estamos aún acercándonos a una catástrofe. En el mejor escenario, las temperaturas subirán muy por encima de los 2 ºC”, ha agregado Guterres en una de las primeras intervenciones que abarcarán dos días.

Durante ese tiempo, los líderes y mandatarios de 120 países presentarán sus estrategias para cumplir con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. Posteriormente, los negociadores tratarán de cerrar durante las dos próximas semanas un acuerdo en una cumbre del clima que se considera la más importante desde el Acuerdo de París, en 2015.

Johnson y la alegoría con James Bond

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha inaugurado este lunes la cumbre de líderes de la COP26 en Glasgow (Reino Unido) con un llamamiento a convertir la conferencia en el “principio del fin” de la lucha contra el cambio climático, para que las futuras generaciones sufran menos las consecuencias del calentamiento global.

“Si fracasamos, nuestros hijos no nos perdonarán. Nos juzgarán con amargura, y tendrán razón”, dijo Johnson a los 120 jefes de Estado y Gobierno reunidos hoy y mañana en la cumbre del clima de la ONU.

Estamos casi en la misma posición que James Bond, excepto que la tragedia es que esto no es una películaBoris Johnson, primer ministro de Reino Unido

El primer ministro británico recurrió a la figura del “hijo más ilustre de Escocia”, el espía James Bond, para hacer una analogía entre sus aventuras de la ficción dirigidas a salvar el mundo y la amenaza real para el planeta que supone el cambio climático por la acción humana.

“Estamos casi en la misma posición que James Bond, excepto que la tragedia es que esto no es una película y la cuenta atrás para el día del fin del mundo es real y el reloj está sonando”, ha señalado el premier.

“Con dos grados más, pondremos en riesgo el suministro de alimentos. Con tres grados más, habrá más incendios descontrolados y cinco veces más sequías. Con cuatro grados más, diremos adiós a ciudades como Miami o Alejandría”, ha añadido Johnson.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente