Guterres pide más ambición contra la crisis climática antes de la cumbre de Egipto

·2 min de lectura

Naciones Unidas, 21 sep (EFE).- El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió este miércoles más ambición antes de la cumbre del clima COP27 de Egipto para abordar el cambio climático y mantener viva la aspiración de que las temperaturas no aumenten hasta 1,5 grados centígrados.

Tras una reunión con dirigentes de varios países al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas, Guterres subrayó la necesidad de abordar varias cuestiones esenciales antes de la próxima reunión sobre cambio climático, prevista para el próximo noviembre.

Además de más ambición para evitar que la temperatura global aumente de media 1,5 grados y para que las emisiones de gases contaminantes se reduzcan en un 45 % antes de 2030, el político portugués instó a los "lideres del G20 a poner fin a su adicción a los combustibles fósiles".

"No más carbón, eliminación del carbón existente y apoyo de la revolución de las energía renovables", dijo en una rueda de prensa en la que advirtió de que "la industria de los combustibles fósiles nos está matando y los líderes no están en sintonía con sus ciudadanos".

Guterres hizo también hincapié en que "los compromisos financieros con el mundo en desarrollo deben cumplirse en su totalidad y de inmediato y ampliarse masivamente con el aumento de las necesidades", para abordar cuestiones como la adaptación y la resiliencia.

"Espero que la COP27 en Egipto se tome como una cuestión de justicia climática, solidaridad internacional y fomento de la confianza", subrayó el diplomático luso.

En su comparecencia ante los medios, también llamó la atención sobre la triple crisis "alimentaria, energética y financiera" que ha sido avivada por la pandemia de la covid-19 y la guerra en Ucrania, sobre la que dijo que ha causado una crisis con el aumento del nivel de vida sin igual en toda una generación.

"En solo tres meses, este año, 70 millones de personas fueron arrojadas a la pobreza", precisó, antes de apuntar que "sin suficientes fertilizantes, la cosecha del año que viene puede no ser suficiente para alimentar al mundo".

La guerra en Ucrania no solo ha causado una crisis por el bloqueo de los cereales ucranianos, sino también por el estancamiento de la exportación de fertilizantes rusos.

"Muchos países de ingresos bajos y medianos se enfrentan a graves problemas, el comercio se está interrumpiendo, el malestar social está aumentando y la paz y la seguridad están amenazadas", declaró el secretario general de la ONU antes de instar a la cooperación internacional y a la solidaridad para bajar los precios y apoyar a los países en desarrollo.

En este sentido, hizo un llamamiento a las instituciones financieras internacionales para que "den un paso al frente en favor de los países en desarrollo", porque "necesitan un alivio inmediato de la deuda".

(c) Agencia EFE