Gustavo Petro propone una “capital de la paz en Colombia” en la región del Catatumbo

·5 min de lectura

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, propuso “construir el primer lugar de la paz” durante un consejo de seguridad realizado en una de las zonas más violentas de ese país. De igual manera, aseguró que organizará una asamblea que reúna a los recolectores de hoja de coca, con el fin de trazar una nueva línea en la lucha antidrogas. Además, un artefacto explosivo fue encontrado cerca de un lugar donde el mandatario realizaba una visita este sábado.

La región del Catatumbo en Colombia, al norte del país, es la zona con más exportaciones de cocaína en el mundo, con 40.000 hectáreas de producción de hoja de coca. Desde allí, el presidente Gustavo Petro hizo nuevos anuncios con los que pretende disminuir “sustancialmente” los cultivos ilegales de coca y que los grupos ilegales abandonen las armas en la región.

“Les propongo salir de ese primer lugar (en hectáreas de coca) del año pasado y construir la capital de la paz de Colombia. Que aquí en el Catatumbo se puedan desarrollar las conversaciones de la sociedad y que en algún lugar se puedan comenzar las conversaciones para dejar las armas y pasar a la era de la paz”, expresó desde el departamento de Norte de Santander.

Dentro de su propuesta, Petro reiteró su intención para que no se criminalice a los cultivadores de coca. Aunque no dio mayores detalles, dijo que durante los próximos meses se desarrollará un “diálogo social en la región para hacer un derrotero de políticas de Estado a implementar, sumadas a la apertura de una universidad pública en el municipio de El Tarra”.

Petro expresó ser el primer presidente de Colombia en visitar el Catatumbo

A pesar de la violencia en la zona, Petro se desplazó hasta allí y lamentó que "este pueblo ha sufrido indudablemente la exclusión como territorio (...), ha sido víctima de innumerables violencias, en un territorio donde buena parte del abecedario se ha utilizado para bautizar organizaciones ilegales".

El pasado miércoles, un convoy presidencial que viajaba como avanzada para garantizar la seguridad del presidente colombiano durante su visita fue atacado en un sector conocido como San Pablo. Seis hombres armados instalaron un retén ilegal “al que la caravana hizo caso omiso y por el cual los tres vehículos fueron impactados con armas de fuego", informó la Presidencia.

De igual manera, el jueves al menos dos soldados resultaron heridos por la activación de un campo minado cuando el ejército realizaba un operativo. El Catatumbo abarca 10.089 kilómetros cuadrados, en su mayoría selváticos y ha sido una de las regiones más afectadas por la violencia a lo largo de la historia de Colombia.

Actualmente es escenario de constantes enfrentamientos por el control del narcotráfico por parte de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), del frente 33 de las disidencias de las FARC, de un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL) y otros grupos ilegales.

Además, su cercanía con la frontera de Venezuela, el rompimiento de las relaciones diplomáticas y la falta de articulación entre las entidades venezolanas, ha generado que sea un lugar propicio para que integrantes de grupos ilegales busquen refugio al otro lado de la frontera, aumentando la violencia en la zona.

Una nueva amenaza para Petro

Integrantes de la Policía y parte de la avanzada de seguridad de la Presidencia hallaron un artefacto explosivo cerca de una escuela en un municipio del departamento de Antioquia, donde el primer mandatario de Colombia celebraba un acto público este sábado. El equipo de seguridad realizó una inspección con la ayuda de perros antiexplosivos.

"Los caninos dieron positivo a una situación de explosivos. Para asegurar y dar mayor seguridad a la zona, se activa una contracarga con el fin de si hay otro explosivo, haya el control del mismo y se maneje de forma controlada", dijo a medios el comandante de la Policía de Antioquia, el coronel Daniel Mazo.

Poco después de la llegada del mandatario a la zona, las autoridades procedieron a realizar la detonación controlada del artefacto. El mandatario de izquierda Gustavo Petro se propuso visitar durante los próximos meses los 60 municipios más afectados por el conflicto armado.

Aún se desconoce el autor intelectual del hecho, sin embargo, esta zona es una ruta estratégica para el narcotráfico, ya que conduce hacia la frontera con Panamá. Allí hay presencia de varios grupos armados, como disidencias de las Farc y el paramilitar Clan del Golfo.

Los últimos anuncios de Petro

Desde que el nuevo mandatario asumió su cargo el pasado 7 de agosto ha realizado distintos anuncios que han causado revuelo en ciertos sectores de la sociedad y en la oposición. Recientemente propuso al gobierno de Estados Unidos cambiar los acuerdos de extradición de narcotraficantes a ese país.

De igual manera, su ministro de Defensa dijo que no se realizarán bombardeos durante operativos militares a campamentos donde la Inteligencia detecte la presencia de menores de edad. Por otro lado, Petro ha manifestado su intención de retomar los diálogos de paz con el ELN, los cuales fueron suspendidos en el 2018 durante el gobierno del conservador Iván Duqe.

Unos días después de su posesión, el nuevo presidente colombiano envió una delegación de su Gobierno a Cuba para entablar nuevamente las conversaciones con el grupo guerrillero. Con el fin de demostrar su apertura al diálogo, el mandatario ordenó suspender las órdenes de captura a los negociadores de ese grupo.

Por su parte, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien visitó Colombia esta semana en una gira por Latinoamérica, ofreció a su país como sede de una eventual retoma de los diálogos de paz.

Gustavo Petro se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia republicana de Colombia, superando a su contrincante, Rodolfo Hernández, con tan solo un 3.2% de diferencia el pasado 19 de junio.

En campaña y luego de casi un mes de mandato, Petro ha hecho un llamado por buscar un gobierno más “humano”, donde prevalezcan los derechos humanos y se le dé más visibilidad a las comunidades que han sido históricamente olvidadas por el Estado.

Sin embargo, el nuevo mandatario, quien fue tres veces candidato para competir por el cargo que hoy lidera, tiene la presión de un país polarizado y que tan solo ha sido gobernado por la derecha a lo largo de su historia.

Con EFE y medios locales